CALENTAMIENTO GLOBAL

Encuentran avión de la Segunda Guerra Mundial en un glaciar que se descongela

Los ingenieros planean recuperar el P-38, enterrado bajo unos 100 metros de hielo, durante una expedición el próximo verano. El avión quedó al descubierto porque el glaciar está descongelándose por el calentamiento global.

Avión tipo P-38. Foto: Wikimedia Commons
Avión tipo P-38. Foto: Wikimedia Commons

El 15 de julio de 1942, un escuadrón de dos bombarderos B-17 y seis cazas P-38 despegaron de la base aérea de Presque Isle en Maine, EE.UU., rumbo al Reino Unido. El grupo, con una tripulación total de 25 miembros, formó parte de la Operación Bolero, una campaña secreta iniciada por el presidente Franklin D. Roosevelt para sumarse al total de aviones aliados en Europa.

Entre junio de 1942 y enero de 1943, casi 700 aviones navegaron con éxito esta traicionera ruta, deteniéndose para repostar en bases aéreas encubiertas situadas en Terranova, Groenlandia e Islandia.

Los ocho aviones que salieron el 15 de julio, sin embargo, no formaron parte de esa cuenta final. Mientras volaba hacia el sudeste sobre la capa de hielo de Groenlandia, el escuadrón se encontró con una fuerte tormenta de nieve que desorientó a la tripulación y los obligó a quemar combustible precioso. Según fuentes históricas, las condiciones eran tan malas que era como volar a través de “nubes densas como algodón empapado en alquitrán”.

Sin otra opción, el escuadrón terminó chocando con el hielo. Milagrosamente, todos sobrevivieron y fueron rescatados nueve días después. Sus aviones, sin embargo, quedaron enterrados en el hielo. Hasta ahora.

El Escuadrón Perdido

Más de 75 años después, un equipo de ingenieros y entusiastas que buscan los restos de lo que se conoce como “El Escuadrón Perdido”. En esta ocasión han redescubierto un caza P-38 sepultado a unos 100 metros dentro de la capa de hielo. Como se muestra en el siguiente video, la expedición usó un dron pesado equipado con un radar de penetración terrestre para mirar a través del grueso hielo.

Para confirmar que el objeto localizado por el dron era de hecho un avión, el equipo utilizó una sonda térmica para hacer un agujero a través del hielo a una profundidad de 100 metros.

Una vez que pudieron acceder, encontraron una sustancia roja que cubría la sonda que luego se identificó como fluido hidráulico 5606 utilizado en la aviación de los EE.UU.

Según la ubicación de la aeronave, el equipo determinó que la aeronave era probablemente el “Echo”, un caza P-38 pilotado por el piloto de la Fuerza Aérea, Robert Wilson.

 

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje