EVOLUCIONANDO

Nuevo estudio sugiere que la evolución propició la “supervivencia de los más perezosos”

Si tienes un hijo adulto de 30 años desempleado que aún vive tu casa, no temas que el estudio no va por ahí. Lo que sugiere esta investigación en realidad es que la pereza podría haber sido una estrategia efectiva para algunas especies a la hora de sobrevivir y evolucionar.

Fósiles de amonitas. Foto: Pixabay
Fósiles de amonitas. Foto: Pixabay

Un nuevo estudio de gran tamaño de fósiles bivalvos y gasterópodos existentes en el Océano Atlántico sugiere que la pereza podría ser una estrategia fructífera para la supervivencia de individuos, especies e incluso comunidades de especies. Los resultados acaban de ser publicados en las Actas de la Royal Society B por un equipo de investigadores de la Universidad de Kansas, EE.UU.

En un período de aproximadamente 5.000.000 de años, desde mediados del Plioceno hasta el presente, los investigadores analizaron las tasas metabólicas de 299 especies -o sea la cantidad de energía que los organismos necesitan para vivir su vida diaria- y encontraron que las tasas metabólicas más altas eran posibles vaticinadores de la probabilidad de extinción de una especie.

“Tal vez a largo plazo, la mejor estrategia evolutiva para los animales sea ser lánguido y lento: cuanto menor sea la tasa metabólica, más probabilidades habrá de que sobrevivan las especies a las que perteneces”, dijo Bruce Lieberman, profesor de ecología y biología evolutiva de la Universidad de Kansas. “En lugar de hablar de la ‘supervivencia del más apto’, tal vez una mejor metáfora para la historia de la vida seala ‘supervivencia del más perezoso’ o al menos ‘supervivencia del perezoso'”, agregó.

La vida premiando la pereza

Los investigadores dijeron que su trabajo podría tener implicaciones importantes para predecir qué especies podrían desaparecer en el corto plazo frente al inminente cambio climático.

“De alguna forma, estamos viendo un posible predictor de probabilidad de extinción”, dijo Luke Strotz, investigador postdoctoral en el Instituto de Biodiversidad y Museo de Historia Natural de KU y autor principal del artículo. “A nivel de supervivencia de una especie, la tasa metabólica no es el todo, hay muchos factores en juego. Pero estos resultados dicen que la tasa metabólica de un organismo es un componente de la probabilidad de extinción. una tasa metabólica más alta sugiere que una especie tiene más chances de desaparecer en un corto o mediano plazo”

“Esto aumentará nuestra comprensión de los mecanismos que conducen a la extinción y nos ayudará a determinar mejor la probabilidad de que una especie se esfume para siempre”, concluyó.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje