CREENCIAS

La ciencia de la superstición: ¿Por qué la gente cree en lo increíble?

El número 13, gatos negros, pasar debajo de una escalera, tirar el recipiente con sal, romper un espejo... ¿En cuales de estas supersticiones crees? Hay toda una ciencia detrás del por qué creemos en cosas que no tienen asidero científico.

Amuleto Nazar o piedra contra el mal de ojo. Foto: Pixabay
Amuleto Nazar o piedra contra el mal de ojo. Foto: Pixabay

La superstición nos ha acompañado a lo largo de la humanidad. Explica por qué muchos edificios no tienen un piso 13, prefiriendo etiquetarlo 14, 14A 12B o M (la letra 13 del alfabeto) en los paneles de botones del elevador debido a preocupaciones sobre inquilinos supersticiosos, fenómeno que es particularmente común en Europa, por ejemplo. De hecho, el 13% de las personas en una encuesta indicó que quedarse en el piso 13 de un hotel les molestaría, y el 9% dijo que pedirían una habitación diferente.

Además de esto, algunas aerolíneas como Air France y Lufthansa, no tienen una fila 13  Lufthansa tampoco tiene la fila 17, porque en algunos países, como Italia y Brasil, el número desafortunado típico es 17 y no el 13.

¿De dónde viene todo esto?

Aunque no existe una definición única y absoluta de lo que es una superstición, generalmente se entiende como creer en fuerzas sobrenaturales, como el destino, el deseo de influir en factores impredecibles y la necesidad de resolver la incertidumbre. De esta forma, las creencias y experiencias individuales impulsan las supersticiones, lo que explica por qué son generalmente irracionales y a menudo desafían el conocimiento científico actual.

Este efecto psicológico explica por qué los anti-vacunas creen lo que creen

En los últimos años hay un movimiento de padres y personalidades públicas que se han pronunciado…

Los psicólogos que han investigado papel que desempeñan las supersticiones en nuestra vida cotidiana han descubierto que derivan de la suposición de que existe una conexión entre sucesos concurrentes no relacionados. Por ejemplo, la noción de que una cábala puede modificar el resultado de un partido de fútbol.

La superstición como algo normal

Distintos estudios científicos han demostrado que las creencias supersticiosas ayudan a promover una actitud mental positiva pero a la vez pueden conducir a decisiones irracionales, como confiar en los méritos de la buena suerte y el destino en lugar de tomar decisiones acertadas basadas en hechos racionales.

La superstición también prevalece en el deporte, especialmente en situaciones altamente competitivas como los campeonatos mundiales de fútbol, por ejemplo. Cuatro de cada cinco atletas profesionales informan haber participado con al menos un comportamiento supersticioso antes del evento y, dentro del deporte, se ha demostrado con ciencia que las supersticiones reducen la tensión y proporcionan una sensación de control sobre los factores aleatorios e impredecibles.

Rafael Nadal tiene una serie de rituales que realiza cada vez que tiene un partido. Estos incluyen la forma en que coloca sus botellas de agua y tomar duchas heladas. El reconocido tenista cree que estos rituales lo ayudan a encontrar el foco, fluir y tener un buen desempeño en el juego.

Estudios científicos también han concluido las cábalas o rituales supersticiosos también pueden volverse un problema en sí ismos, ya que el comportamiento se convierte en un hábito y la falta de realizarlo puede generar ansiedad o estrés.

Lo cierto es que un evento o situación depende de factores conocidos, condiciones físicas reales y circunstancias particulares sujetas a la sustentabilidad científica, en lugar de fuerzas sobrenaturales desconocidas. Se puede partir de la premisa de que “cuanto más trabajas (o practicas), más suerte tienes”.

 

 

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje