GENÉTICA

Científicos recrean cerebro neandertal en laboratorio para explicar su extinción

Los neandertales han sido resucitados después de 40.000 de extinción, pero solamente para terminar de explicar la verdadera razón por la cual desaparecieron estos ancestros homínidos.

Representación de un homo neardenthalensis. Foto: Flickr / Paul Hudson
Representación de un homo neardenthalensis. Foto: Flickr / Paul Hudson

Científicos de la Universidad de California en San Diego (UCSD), EE.UU., están utilizando la tecnología genética CRISPR para cultivar cerebros de Neanderthal del tamaño de una arveja en placas de Petri. El plan, según publica la revista Live Science, es averiguar por qué exactamente esta especie de homínido en particular se extinguió hace tantos miles de años años, y por qué nuestros primeros antepasados ​​modernos no corrieron con la misma suerte.

¿Fue un cambio climático o acaso una gran peste? Algunos aseguran que estos antepasados primitivos se aparearon con otros de una especie “prima” hasta la muerte. Otros sugieren que fueron constantes migraciones de homo sapiens (el antecesor de nuestra especie, el homo sapiens sapiens) fuera de África las que condenaron a los neandertales al perder territorio y poder.

El cerebro es la clave

Una hipótesis, que surge una y otra vez, parte del estudio del cerebro de la especie. Se cree que una reducción del tamaño y la estructura del cerebro habrían causado sido la causa de que se volvieran débiles contra sus “competidores”. En resumen, su inteligencia y habilidades sociales no podían competir con las de nuestros antepasados homo sapiens. Y es este debate particular el que el equipo de UCSD espera resolver de una vez por todas.

El equipo de investigadores usó datos de ADN de Neandertal, previamente recolectados de fósiles y luego los secuenciaron en un genoma digital para posteriormente compararlos con datos de ADN de humanos modernos.

Decidieron concentrarse en un gen codificante de proteínas en particular, NOVA1, de un máximo de 200 posibles. Este gen desempeña un papel crucial en el desarrollo cerebral temprano y se asocia con afecciones neuronales que incluyen el autismo y la esquizofrenia. Curiosamente, su expresión es casi idéntica tanto en el ADN humano como en el Neandertal.

El siguiente paso fue lograr que se generen los cerebros un entorno de laboratorio controlado, algo que en realidad no es nuevo y ya se ha hecho con órganos de ratones ovejas o cerdos.

Los investigadores notaron diferencias importantes entre los cerebros generados y los equivalentes humanos modernos. Por ejemplo, había menos conexiones entre las neuronas en los neandertales y las que estaban allí se veían diferentes, mucho más como cerebros completamente autistas, explicó uno de los científicos involucrados.

La forma también fue diferente. Los cerebros creados tenían una apariencia parecida a las de un “pop corn” al contrario de los organoides cerebrales humanos modernos cultivados en laboratorios que tienden a ser circulares.

Aún hay muchos experimentos por realizar, según explica el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en un comunicado, en el cual aclaran que es posible que pronto podamos saber la razón verdadera del por qué la especie desapareció por completo.

 

 

 

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje