COPIADO

Clonar mascotas hace cada vez más posible la clonación humana

Las personas están clonando a sus mascotas antes de morir para postergar su relación emocional y afectiva con estos seres. Esta tendencia sirve de laboratorio de ensayos para los científicos.

El labrador retriever Billy Bean (der) y su clon, Gunni. Foto cortesía de Monni Must.
El labrador retriever Billy Bean (der) y su clon, Gunni. Foto cortesía de Monni Must.

Hace poco la cantante Barbra Streisand reveló a una revista de farándula que había pagado US$50.000 para clonar a su perro, lo que causó un gran revuelo y críticas entre los detractores de la clonación, y esperanza entre los que la esperan con ansias.

Muchas personas entraron en cuenta de que la copia de mascotas y otros animales es un negocio real, altamente lucrativo y en expansión: puedes pagar para clonar un perro, un caballo o un toro de carne de vaca y recuperar una copia de vida en cuestión de meses.

Otra historia estremecedora es la de Monni Must, una fotógrafa estadounidense que pagó para clonar a Billy Bean, un perro de raza labrador retriever negro que había pertenecido a su hija mayor, Miya. La joven se había suicidado 10 años antes. Para Must, la clonación del perro -que ya está anciano- era una forma de mantener viva la memoria de su hija y, según ella, “proteger” su dolor.

Copias idénticas y asuntos éticos

 

Desde aquella primera oveja clonada, la famosa Dolly, la creación de animales genéticamente idénticos ha avanzado leguas, principalmente en perros que es el negocio más creciente.

Muchos científicos del área están experimentando también con embriones de monos. En enero de 2018, investigadores en China lograron clonar a estos animales, con los que estamos genéticamente emparentados en más de uno 98%.

Los chinos lograron crear a los animales comenzando con las células de la piel de un feto de mono que había resultado abortado espontáneamente. Pero otros dos clones, hechos de células de un animal adulto, murieron poco después del nacimiento. Hay pocos detalles disponibles sobre por qué esos dos monos murieron. Pero es una apuesta segura que de alguna manera tenía que ver con la reprogramación incompleta de las células adultas.

Crear un clon humano no es solo una cuestión de tecnología. También necesitaría una razón para hacerlo, expertos dispuestos a ayudar y alguien que lo financie todo. Todo indica que, tarde o temprano, todos los recursos humanos y económicos van a aparecer porque el mercado actual de clonaciones ha dejado claro que será rentable y sostenible a largo plazo.

Yi Zhang, un biólogo de células madre del Boston Children’s Hospital e investigador del Instituto Médico Howard Hughes, de Estados Unidos, es uno de los nombres más fuertes del área. Su objetivo en la clonación de embriones humanos de tamaño medio es obtener sus células madre. Conocida como “clonación terapéutica”, es una forma de crear poderosas células madre embrionarias genéticamente idénticas a las del adulto donante, por ejemplo, como fuente de reemplazo de tejido. Esto quiere decir, entonces, que el objetivo de los científicos, por ahora, no es clonar niños ni nada parecido.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje