Imprimir

Los primeros británicos modernos era negros, según un reciente estudio

El genoma del Hombre de Cheddar, que vivió hace 10.000 años, sugiere que tenía ojos azules, piel oscura y cabello oscuro y rizado.

 Una reconstrucción forense de la cabeza del Cheddar Man, basada en la nueva evidencia de ADN y su esqueleto fosilizado. Fotografía: Canal 4

Una reconstrucción forense de la cabeza del Cheddar Man, basada en la nueva evidencia de ADN y su esqueleto fosilizado. Fotografía: Canal 4

Los primeros británicos modernos, que vivieron hace unos 10.000 años, tenían la piel “de oscura a negra”, según reveló un innovador análisis de ADN del esqueleto completo más antiguo que se haya encontrado en Gran Bretaña.

El fósil, conocido como el Hombre de Cheddar (Cheddar Man), fue desenterrado hace más de un siglo en Gough’s Cave, en la localidad de Somerset. Se han acumulado intensas especulaciones sobre los orígenes y la apariencia del Cheddar Man porque vivió poco después de que los primeros colonos cruzaran la Europa continental hacia Gran Bretaña al final de la última edad de hielo. Las personas actualmente vivas de ascendencia británica blanca son descendientes de esta población.

Inicialmente se supuso que el hombre tenía la piel pálida y el cabello rubio, pero su ADN pinta una imagen diferente, sugiriendo fuertemente que tenía ojos azules, una tez de color marrón oscuro a negro y cabello oscuro y rizado.

El descubrimiento muestra que los genes de la piel más clara se difundieron en las poblaciones europeas bastante más tarde de lo que se pensaba originalmente, y que el color de la piel no siempre fue un diferenciador del origen geográfico en la forma en que a menudo se lo ve hoy en día.

El color de piel como distintivo moderno

Tom Booth, un arqueólogo del Museo de Historia Natural que trabajó en el proyecto, dijo a The Guardian: “(El estudio) realmente muestra que estas categorías raciales imaginarias que tenemos son más bien construcciones modernas, o construcciones muy recientes, que realmente no son aplicables al pasado. en absoluto.”

Yoan Diekmann, biólogo computacional del University College de Londres y miembro del equipo del proyecto, estuvo de acuerdo con su colega y dijo que la conexión a menudo trazada entre lo británico y lo blanco no era “una verdad inmutable”. Siempre ha cambiado y cambiará”, apuntó.

Los resultados preliminares apuntaban a un origen de Oriente Medio para el Cheddar Man, sugiriendo que sus antepasados ​​habrían abandonado África, se habrían trasladado al Medio Oriente y más tarde se dirigieron al oeste hacia Europa antes de cruzar el antiguo puente terrestre llamado Doggerland, que conectaba Gran Bretaña con Europa continental. Hoy en día, alrededor del 10% de los ancestros británicos blancos se pueden vincular a esta población antigua.

 

 

 

 

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión