Imprimir

El pequeño pueblo australiano que antes estuvo en Norteamérica

Un grupo de científicos encontraron en Australia la pieza faltante del rompecabezas norteamericano, que llevaban años buscando.


Un equipo de científicos de la Universidad de Curtin, Australia, encontró una pequeña sección hasta ahora “perdida” del rompecabezas que conformaba en tiempos pasados América del Norte, específicamente de Canadá. Esto devela, según ellos, que Australia estaba ubicada y formaba parte de Norteamérica, hace unos 1.700 millones de años.

Si bien esto puede parecer extraño, y es un descubrimiento bastante sorprendente para los geólogos, y no es precisamente un caso aislado. En escalas de tiempo humanas, los continentes parecen colosos inmóviles, pero en realidad se han estado moviendo como piezas flotantes en un océano.

El mundo no era lo que es hoy en día, literalmente. Antes hubo una masa continental llamada Laurentia. Algunas de sus rocas tienen 4.000 millones de años y estuvo unificada como una sola piza (relativamente) por poco más de mil millones de años.

Esta antigua pieza de la corteza -ahora estable- actualmente forma el núcleo geológico de América del Norte, y gran parte de ella constituye lo que hoy conocemos como Canadá, pero no siempre estuvo ahí: ha estado subiendo y bajando respondiendo a las temperaturas de la corteza y de las capas más profundas del orbe, uniendo supercontinentes y rompiéndose en partes una y otra vez.

Una casa del soleado pueblo de Georgetown, Queensland. Foto: Gary Colquhoun

Una casa del soleado pueblo de Georgetown, Queensland. Foto: Gary Colquhoun

Australia era norteamericana

Según el mapeo hecho por los científicos, la gran placa que conforma Australia tiene segmentos de Laurentia. No muchos pero los que tiene son significativos y son piezas que los geólogos han estado buscando por décadas.

Una porción de roca sobre la que está asentada la pequeña localidad de Georgetown, en el estado australiano de Queensland, con apenas 250 habitantes, es de estos otrora eslabones perdidos que ahor facilitan información nueva a la ciencia.

Un nuevo y cuidadoso análisis de datación de las rocas parece coincidir con los encontrados en Laurentia, que se remontan al eón Proterozoico, hace entre 2.500 millones y 541 millones de años A.C. Entonces, ¿cómo llegaron allí?

Hace poco más de 2.000 millones de años, el mundo casi había terminado de ensamblar un supercontinente llamado Numa (o Columbia). Gran parte de la masa continental contenía secciones de lo que después fue Laurentia y Australia.

Después de 1.700 millones de años, las piezas de Georgetown fueron atraídas y transportadas por una grieta epicontinental, un mar u océano que se superpone a una plataforma continental masiva y, hace unos 1.660 millones de años, terminó de llegar hasta donde está hoy en día, en el otro lado del planeta.

Por esa época, Nuna misma gradualmente comenzó a autodestruirse, dividirse y separarse y, hace 1.600 millones de años, cuando Laurentia se dirigió hacia Norteamérica, el pequeño pedazo de Georgetown se quedó rezagado y se fijó en Australia.

 

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión