SALVAR VIDAS

La ketamina elimina pensamientos suicidas en pacientes con depresión

Esta potente droga de uso veterinario pero también recreativo en humanos podría evitar que personas con depresión profunda cometan suicidio, según un reciente estudio.

Ketamina en presentación líquida. Foto: FAZEmag
Ketamina en presentación líquida. Foto: FAZEmag

La ketamina es un poderoso sedante usado en veterinaria, aplicado en animales como caballos, vacas o grandes felinos, pero también es usada de forma ilegal por personas de forma recreativa.

De acuerdo con un reciente estudio de la Universidad de Columbia, EE.UU., publicado en American Journal of Psychiatry, esta puede reducir las tendencias suicidas en pacientes con depresión clínica en un tiempo relativamente corto.

Si bien los antidepresivos son ampliamente recetados para casos de depresión clínica, no se ha logrado llegar a una terapia psiquiátrica que “apague” directamente las inclinaciones al suicidio en personas con esta condición.

La ketamina, antagonista de los receptores de NMDA, puede contrarrestar esta tendencia, según los científicos a cargo del estudio y, en bajas dosis, puede servir como antidepresivo, como inhibidor de los bloqueadores de recepción de serotonina (químico producido por las células nerviosas que contribuye a los sentimientos de felicidad).

Salvar vidas

En el estudio de la Universidad de Columbia participaron 80 personas con depresión clínica, cada uno de los cuales manifestó abiertamente tener pensamientos o tendencias suicidas. Estos se dividieron en dos grupos de 40 personas cada uno: el primer grupo recibió ketamina por vía intravenosa, y el segundo recibió un medicamento totalmente distinto, de la clase de benzodiazepinas, midazolam, típico de terapias psiquiátricas contra la depresión. El nivel de su propensión a pensamientos suicidas se estimó en una escala de 0 a 20 (donde la puntuación máxima corresponde a la mayor propensión).

Al día siguiente de la primera aplicación se notó una reducción de las tendencia suicidas en 4.96 puntos, mayormente en las personas que tomaron ketamina que en las del segundo grupo. La misma tendencia de reducción se observó durante otras seis semanas subsiguientes.

Además hubo otros efectos positivos: los participantes en el experimento que la tomaron tuvieron una mejora del 36% en su estado de ánimo general, en comparación con el grupo de control.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje