Imprimir

Nobel de química para método que observa la "vida privada" de las moléculas

Los ganadores son Jacques Dubochet, Joachim Frank y Richard Henderson, por desarrollar un método llamado criomicroscopía electrónica, que permite congelar y fotografiar moléculas.

nobel biología

La Real Academia Sueca de las Ciencias anunció que el Premio Nobel de Química de este año se le otorga a los científicos Jacques Dubochet, de Suiza; Richard Henderson, de Reino Unido, y Joachim Frank, de Alemania.

Estos tres especialistas fueron reconocidos por sus aportes en la tecnología de generación de imágenes tridimensionales de las moléculas biológicas, algo que está sirviendo para entender procesos biológicos como infecciones, o el ciclo del sueño, por ejemplo.

Según explica la academia, su mérito consiste en “el desarrollo de la criomicroscopía electrónica para la determinación a alta resolución de la estructura de biomoléculas en una solución”.

Nobel de Medicina 2017 para tres estadounidenses por descubrimientos sobre el reloj biológico

Jeffrey Hall, Michael Rosbash y Michael Young se llevaron el prestigioso reconocimiento, que otorga más de un millón de dólares a repartir entre los galardonados.

Fotografiando moléculas

La estructura de las moléculas está relacionada de forma directa con sus funciones y capacidades. El sistema de criomicroscopía electrónica diseñado por Dubochet, Frank y Henderson permite congelar las biomoléculas en movimiento y tomarles fotografías microscópicas.

Este proceso ha permitido a los científicos observar con precisión proteínas que provocan resistencias bioquímicas contra el cáncer oa los antibióticos que se aplican en infecciones. También se ha podido observar el funcionamiento de los complejos moleculares que regulan los relojes biológicos de los seres vivos, y esto último se hizo acreedor del Nobel de Medicina 2017.

Hasta 1990, los especialistas creían que los microscopios electrónicos solo servían para obtener imágenes de materia muerta pues los haces de electrones destruían la materia viva. Pero ese año, Henderson, que trabajaba para entonces en el Laboratorio de Biología Molecular MRC en Cambridge, Reino Unido, logró usar uno de estos aparatos para generar una imagen tridimensional de una proteína con altísima resolución atómica (que se pueden observar átomos).

Frank tomó parte de los avances de Henderson para lograr procesar imágenes bidimensionales borrosas, convirtiéndolas en estructuras tridimensionales bien definidas.

Por último, Dubochet, desde los laboratorios de la Universidad de Lausana, Suiza, logró controlar el papel del agua en el proceso. En el vacío del microscopio electrónico el agua se evapora y hace que las biomoléculas pierdan su forma original. El científico logró pues vitrificar el agua a partir de un método que la congelaba suficientemente rápido para que se solidifique alrededor de una molécula biológica viva, y esta mantuviese su estructura original, incluso en el vacío del microscopio electrónico.

 

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión