*

×
LARED21 Regresá a la página de inicio LARED21 Regresá a la página de inicio Enviar Send Bien OK Buscar Search
Iniciar sesión Registro
Último momento
Último momento

Edificio “capsular” del futuro en Japón ahora quiere ser derribado por los vecinos

La torre de cápsulas Nakagin, en Tokyo fue considerada por décadas el exponente más moderno de la arquitectura japonesa y asiática, donde se proponía el sistema “capsular” en el cual eran capaces de cohabitar en el mínimo espacio desde apartamentos destinados a vivienda particular hasta las más destacadas empresas internacionales.

hs

El edificio “capsular”

El proyecto originado en los años 50´por lo más granado de la arquitectura nipona, recién se concluyó en la década de 1970´, como consecuencia de distintas postergaciones, más debidas a su propia modernidad que a otros apuntes financieros.

Las 140 cápsulas de las dos torres en paralelo, de 11 y 13 plantas en células prefabricadas, y sus superficies útiles oscilan en una media de dos metros y medio por cuatro metros, con una altura de 2,1 metros. La estructura de acero está recubierta por placas también de acero galvanizado. Las celdas se sujetan a la estructura central del edificio con pernos de alta resistencia y cada una puede ser cambiada sin necesidad de alterar el resto en absoluto.

Cuando se concluyó el edificio, se le auguraba una vida de al menos 200 años.

La sociedad no evolucionó como el proyecto lo anticipaba

Para el autor de la torre, Kisho Kurokawa, el principal problema que enfrentan hoy sus módulos es que la sociedad no evolucionó como se pensaba hace décadas, y eso ha influído decisivamente en que las cápsulas no tengan el uso al que estaban destinadas.

“Se creía que en el futuro las personas adoptarían una vida más nómade, vivirían en diferentes lugares durante su vida. La torre sería un lugar de paso, para hombres de negocios solteros que pasaban su semana laboral en Tokyo: las cápsulas serían apartamentos ultra-compactos, pequeños estudios”, explica.

Con un baño similar al de un avión, electrodomésticos empotrados y una sola ventana circular, el diseño parecía ajustar a un tiempo que nunca llegó.

Ahora, los propietarios parecen decididos a tirar abajo la torre y construir un edificio más “normal” o cuando menos vender Nakagin, ya que el solar en que está situado es uno de los barrios más cotizados de la capital japonesa.

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad — Preguntas frecuentes

Nos alegra que regreses

Completá tus datos para iniciar sesión

¿Querés ser parte de nuestra comunidad?

¡Registrate ya! Sólo te tomará un minuto.

¡Únete a la comunidad de Enredad@s!

Completá el formulario para crear una cuenta

¿Ya formás parte de nuestra comunidad?

¡Iniciá sesión ya! y disfrutá de todo lo que tenemos para ofrecerte.