*

Domingo 20 de Abril, 2014
  • Ingresar
  • Registrarse
  • Sexo grupal, orgías y voyeurismo en la Costa de Oro, a sólo 400 pesos

    Swingers, la nueva fantasía de la clase media uruguaya

    Está usted aburrido de su pareja, ya no lo atrae como antes pero no quiere dejarla porque no quiere echar todo por la borda. Bueno, en la Costa de Oro hay un par de boliches "swingers", donde, aunque usted no lo crea, concurren parejas de la clase media uruguaya a satisfacer sus fantasías sexuales.

    Domingo 29 de octubre de 2000 | 00:00
     <DT>Este es uno de los sitios
que descubri

    Los años 80 y 90 fueron tiempos en los que el fantasma del sida tendió un manto de sombra sobre las relaciones humanas en todo Occidente y los grupos sexuales, incluyendo las minorías, se cerraron. La explosión sexual derivada de la proliferación de los métodos anticonceptivos y el culto a la emancipación de los años sesenta entró en crisis terminal.

    Pero en este vertiginoso cambio de siglo, los comportamientos sexuales parecen haber dado un giro en varios cientos de parejas uruguayas. Desde hace un tiempo a esta parte, los llamados “encuentros swingers” llegaron al Uruguay.

    Los swingers (swing en inglés significa balancearse) acuden a encuentros casi secretos en dos boliches donde se pueden satisfacer las más ocultas fantasías que permite la imaginación humana. Los encuentros pueden ser de distinto tipo: de a tres, de a cuatro, dos hombres y una mujer, al revés, un voyeur y dos mujeres, o lo que la imaginación quiera.

    En nuestro país, hay dos boliches, para quienes deseen embarcarse en esta aventura y ambos están ubicado en la Costa de Oro. “Sun Sea Hill”, ubicado en el kilómetro 26.800 de Avenida Giannattasio. El otro, “Artimaña Pub´s”, queda por la misma avenida pero más cerca, en el kilómetro 18.800, en Pejerrey entre Tiburón y Merluza.

    Conseguir entrada no es tal fácil como puede suponerse. En el caso de Sun Sea Hill, primero hay que dirigirse a Arenal Grande 1524, de 10 a 23 horas. Por diez dólares venden un baucher que sirve de entrada. Las fiestas son los viernes y los sábados y a veces, también los jueves.

    El promedio de edad oscila los “30 y pico, pero hay de todo”, reveló Andrea, una chica que ha tenido “alguna experiencia que otra” y tiene 32 años. Andrea sostuvo que “en general quienes van, pertenecen a la clase media o media alta, por ejemplo, todos llegan en auto”.

    “Gente liberal”

    “Bienvenidos a esta nueva era. Un país considerado –hasta hace algún tiempo– prejuicioso y conservador, hablando de sexo, inicia la difícil competencia a nivel mundial. (…) En algún tiempo se habló de innovadores, de audaces que se abrían en el camino exigiendo un lugar: primero con las fotografías íntimas, después con los teléfonos, luego con el club, y así –una tras otra– ha sido la loca aventura de pelear por exteriorizar nuestra inquietud. (…) Lo que en algún momento fue fantasía, hoy se ha tornado realidad.

    El mundo sexual nos da la bienvenida, el planeta entero gira sobre nuestra inquietud. Tenemos la oportunidad de hacernos conocer, tenemos la difícil responsabilidad de quitar esa imagen retrógrada y prejuiciosa, decimos: Uruguay tiene su público swing; Uruguay tiene gente liberal. Me complace y me enorgullece darles la bienvenida a aquellos que se atrevan a penetrar en esta majestuosa aventura. Si tienen asumido lo que buscan, adelante, el mundo entero está esperando”. Editorial de Daniel Moreno en la página web de la revista Tabú (www.tabuewb.com), que se publica desde hace seis años en nuestro país. Moreno además, se encarga de contactar a los swingers en el pub “Sea See Hill”.

    Como muestra de que es más gente de que la que uno cree quienes participan de los contactos swingers en Uruguay, basta decir que este año se realizó “la primera convención” en “Artimaña Pub”.

    “La movida swinger ya existía; yo lo que hice fue organizar la primera convención, donde logré reunir a 75 parejas durante tres días. Hubo shows, bailes, conferencia de sexólogos, todo en el boliche”, dijo el pasado 11 de junio Miguel Giacoia, dueño de Artimaña, al suplemento La República de las Mujeres.

    “400 pesos toda la noche”

    A pesar de que los swingers y quienes promueven su movida dicen estar ajenos al mundo de la prostitución, éste no es ajeno al fenómeno. Parejas de taxiboys anuncian en sus publicaciones. Por ejemplo, “Fabián y Karin” publicaron un aviso en el número 31 de la revista Tabú, donde, a través de un celular, prometen un encuentro con “fines serios, de amistad y algo más”. LA REPUBLICA llamó el viernes de noche y “Fabián” dejó clara la tarifa: “$ 400 toda la noche”.

    Suscribíte a nuestros titulares por e-mail

    Recibí todos los días en tu correo las últimas noticias de LARED21

    ADEMÁS EN LARED21

      Publicá tu comentario