Comienza hoy el Plan de Salud Mental

* La ejecución del Plan de Salud Mental será progresiva y se implementará a tres niveles: brindará prestación a situaciones de emergencia, se deberán crear dispositivos para la atención familiar y comunitaria sobre todo en temas como las adicciones, y se priorizará la atención a los enfermos crónicos.

Los primeros beneficiarios de uno de los principales programas que el gobierno busca implementar a través de la segunda etapa de la reforma de la salud, el Plan de Salud Mental que comienza a ejecutarse a partir de hoy y en forma progresiva en todas las instituciones de salud público y privadas del país, son los trabajadores de la salud y los de la enseñanza. Dos grupos considerados “en riesgo” por las autoridades debido a sus altos niveles de estrés laboral que enfrentan día a día en sus distintos lugares de trabajo.

El ministro de Salud Pública, Jorge Venegas dijo a LA REPÚBLICA que en el caso de los trabajadores del área de la salud en general son los que están más afectados a enfermedades de trastorno mental, “tenemos encuestas, incluso desde el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) se presentaron datos que revelan que siete de cada diez trabajadores de la salud tienen algún trastorno de salud mental”.

“El otro grupo de riesgo, los trabajadores de la enseñanza es al que apuntamos ya que el maestro o el docente es el que enfrenta a diario situaciones de maltrato, adicciones, abuso, y son temas que trascienden los problemas de la enseñanza”, expresó al indicar que “el agobio que tienen muchos de estos trabajadores en la mayoría de los casos no está vinculados con temas pedagógicos sino con problemas de comportamiento del alumno”.

La implementación de este plan será de forma progresiva y sus líneas estratégicas son un primer módulo que trabajará en las prestaciones a situaciones de emergencia, situaciones críticas por ejemplo el tema de las adicciones pero también las pérdidas que sufre una familia a causa de accidentes o por tener un integrante que se haya auto eliminado. El segundo eje, explicó Venegas, es la creación de dispositivos que “permitan la atención familiar y comunitaria, en este caso fundamentalmente el tema de las adicciones. En tercer lugar, la internación de los pacientes adictos. Está prestación tiene una cápita y es la que ya se está implementando desde el mes de setiembre. Y un último módulo es la atención a la población de enfermos crónicos”. “Esos pacientes son muy difíciles de abarcar porque está la concepción de tener al enfermo psiquiátrico crónico en determinadas instituciones y por eso también pensamos que hay que trabajar con el grupo familiar porque muchas veces rechaza a este tipo de enfermos y lo envía a una institución”, señaló el ministro al expresar que será un plan que irá implementando los distintos módulos de forma paulatina en cada una de las instituciones.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje