CELULARES

El iPhone emite el doble de radiación que otros smartphones según un reporte

La mayoría de los teléfonos inteligentes revisados exceden el límite legal establecido por la FCC, pero el iPhone es el peor de todos.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Una investigación reciente, publicada por el Chicago Tribune, ha reavivado el debate sobre la seguridad de los celulares y los teléfonos inteligentes al tiempo que provocó demandas colectivas y activistas que piden a los reguladores federales que reevalúen los límites de radiación permitidos a los dispositivos móviles emisores de radio que ahora son parte de la vida moderna diaria.

El Tribune publicó recientemente los resultados de su propia investigación sobre la radiación de radiofrecuencia emitida por varios de los teléfonos inteligentes más populares, incluidas varias versiones del iPhone.

Utilizando pruebas de laboratorio acreditadas que imitan el tejido humano, analizaron 11 modelos de cuatro compañías: Apple, Samsung, Motorola y BLU.

La Comisión Federal de Comunicaciones de EE.UU. (FCC), que regula los teléfonos celulares y la mayoría de aparatos electrónicos en los EE.UU. y cuyos parámetros sirven de referencia a nivel mundial, ha establecido estándares de radiación para teléfonos celulares en 1.6 vatios por kilogramo en promedio sobre 1 gramo de tejido. La mayoría de los teléfonos que el Tribune probó superaron esa cantidad en 2 milímetros.

“La exposición a la radiación por radiofrecuencia del iPhone 7, uno de los teléfonos inteligentes más populares jamás vendidos, midió por encima del límite de seguridad legal y más del doble de lo que Apple informó a los reguladores federales de sus propias pruebas”, informó el Tribune.

Las radiofrecuencias

La exposición excesiva a las radiofrecuencias ha sido una preocupación ya que, según la FCC, “se sabe desde hace muchos años que exponerse a niveles muy altos de este tipo de radiación es potencialmente perjudicial debido a la capacidad de este tipo de energía de calentar los tejidos biológicos”.

Los estándares de la FCC se establecieron en 1996 y reflejaban la cantidad típica de uso durante un tiempo determinado a un hombre de 100 kilos. Sin embargo, los teléfonos en ese momento era solamente teléfonos y no contenían otras señales como Bluetooth, GPS o internet inalámbrico.

“La industria, la FDA y la FCC siguen repitiendo el mantra de que no hay evidencia de daño. Es una mentira descarada, pero necesitan hacerlo por razones de responsabilidad”, dijo Ellie Marks, directora ejecutiva de la Asociación contra los Tumores Cerebrales de California. “Hay una extensa investigación que demuestra que la radiación de los teléfonos celulares está causando daño al ADN y cáncer, no solo el cerebro, sino también la glándula salival, la tiroides, los senos, los daños a los fetos, los espermatozoides, los abortos espontáneos, el cáncer de huesos y más”, agregó.

En noviembre pasado, el doctor Jeffrey Shuren, director del Centro de Dispositivos y Salud Radiológica de la FDA, emitió un comunicado diciendo que “los límites de seguridad actuales para la exposición a la energía de radiofrecuencia de los teléfonos celulares siguen siendo aceptables para proteger la salud pública”.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje