AIRE LIBRE

Dos horas de contacto con la naturaleza por semana mejoran la salud

“Pasar al menos 120 minutos a la semana en la naturaleza se asocia con buena salud y bienestar”, reafirma un nuevo estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter.

Dos horas de contacto con la naturaleza por semana mejoran la salud. Foto. Pixabay
Dos horas de contacto con la naturaleza por semana mejoran la salud. Foto. Pixabay

Cada vez más investigaciones reafirman los beneficios para la salud de pasar tiempo al aire libre, sobre todo en áreas verdes.

El contacto con la naturaleza ayuda a reducir los niveles de estrés, disminuir la presión sanguínea y reducir el riesgo de padecer asma, alergias, diabetes y enfermedades cardiovasculares. A su vez es bueno para la salud mental.

Un nuevo estudio trató de responder cuánto tiempo es necesario pasar al aire libre para que se beneficie nuestra salud.

El trabajo, publicado recientemente en la revista Scientific Reports, encontró que la dosis minima es de alrededor de 120 minutos a la semana.

El estudio analizó datos de casi veinte mil personas en Inglaterra que participaron en una encuesta llamada Monitor of Engagement with the Natural Environment Survey de 2014 a 2016.

Como parte del trabajo se les pidió a los participantes que registraran sus actividades de la semana anterior.

Resultados

Al analizar los resultados encontraron que las personas que habían pasado dos horas o más en la naturaleza la semana previa al estudio dijeron tener mejor salud y una mayor sensación de bienestar que las personas que no habían salido en absoluto.

También observaron que pasar tan solo sesenta o noventa minutos en la naturaleza no tuvo un efecto tan importante, mientras que tampoco se notó un beneficio adicional de pasar cinco horas a la semana en la naturaleza.

“Lo que de verdad nos sorprendió fue que esto resultó ser cierto en todos los grupos de personas”, dijo Mathew P. White, psicólogo ambiental de la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter, quien dirigió el estudio.

“Dos horas a la semana fue el umbral tanto para hombres como para mujeres, así como para adultos jóvenes y mayores, distintos grupos étnicos, gente que vive en zonas más ricas o más pobres, e incluso para quienes viven con enfermedades a largo plazo”, agregó.

Los autores de la investigación explicaron que no importó qué tan cerca vivía la gente de los espacios recreativos ni con cuánta frecuencia acudían a ellos, siempre y cuando acumularan dos horas de tiempo al aire libre para cuando terminara la semana.

“La naturaleza no es como una pastilla que te receta el médico y que debes tomar en dosis pequeñas todos los días”, explicó White, que agregó que “lo más importante es que puedas incorporarla a tu estilo de vida”.

En ese sentido resaltó que quienes no viven cerca de áreas verdes pueden obtener los mismos beneficios tomando un paseo largo un día o haciendo un recorrido a una zona recreativa el fin de semana.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje