MALA COMBINACIÓN

Tomar antibióticos durante una gripe la pude convertir en una enfermedad mortal

Un estudio hecho en ratones reveló que tomar antibióticos durante una gripe podría debilitar las defensas del cuerpo contra la influenza.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

El uso indebido de los antibióticos ya ha provocado la aparición de una gran cantidad de “super bacterias” resistentes a los antibióticos que podrían amenazar el futuro de la salud de la especie humana a nivel global. Como si eso no fuera lo suficientemente malo, un nuevo estudio en la revista Cell Reports revela que usar antibióticos por equivocación para tratar la gripe podría hacer que la enfermedad sea hasta tres veces más mortal, al deshabilitar la primera línea de defensa del cuerpo contra el virus.

Esto se debe a que las bacterias en nuestro intestino son, de hecho, los primeros en responder al virus de la gripe invasora y se ponen a trabajar para destruir los patógenos no deseados mucho antes de que nuestras células inmunitarias se movilicen. Sin embargo, como los antibióticos interfieren con nuestra microbiota, estos defensores microscópicos se vuelven incapaces de protegerse del virus.

Según los autores del estudio, el sistema inmunitario tarda dos días en detectar la presencia de la gripe y comenzar a mezclar los glóbulos blancos para cazarlos y destruirlos. Durante este tiempo, el virus se esconde en el revestimiento de los pulmones, donde se multiplica.

Sin embargo, las bacterias en el intestino utilizan un tipo de señalización llamada interferón tipo 1 para activar un gen antiviral en las células que recubren los pulmones, lo que hace que liberen una proteína que impide que el virus de la gripe pueda multiplicarse con la misma rapidez. Esto asegura que el ejército viral de la gripe permanezca en un tamaño manejable para que las células inmunitarias del cuerpo tengan éxito cuando finalmente se unen a la lucha dos días después.

De simple gripe a virus mortal

Los investigadores, del Instituto Francis Crick en Londres trataron a ratones con un tratamiento de antibióticos antes de infectarlos con el virus de la gripe. Después de dos días, se encontró que estos ratones tenían cinco veces más virus en sus pulmones que otro grupo de ratones que no habían recibido antibióticos, debido a las diferencias en la salud de sus bacterias intestinales.

Como consecuencia, solo un tercio de los ratones tratados con antibióticos sobrevivieron a la gripe, en comparación con el 80% de los que no habían sido tratados.

Probaron luego repoblar los biomas intestinales de los ratones a los que les habían administrado antibióticos y encontraron que se restauró la capacidad de combatir efectivamente el virus de la gripe durante los primeros dos días de infección.

“Los antibióticos pueden acabar con la resistencia temprana a la gripe, agregando evidencia adicional de que no se deben tomar o prescribir a la ligera”, dijo en una declaración Andreas Wack, autor principal del estudio.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje