OTRA OPORTUNIDAD

Joven cuadripléjico vuelve a moverse gracias a terapia de células madre

Un ensayo clínico en un joven víctima de un accidente de tránsito le devolvió la posibilidad de mover sus extremidades, aunque le habían dicho que iba a quedar postrado toda su vida.

Kris Boesen sostiene unas pesas, algo que hace meses, cuando estaba cuadripléjico, no era posible. Foto: Greg Iger
Kris Boesen sostiene unas pesas, algo que hace meses, cuando estaba cuadripléjico, no era posible. Foto: Greg Iger

Fue la peor pesadilla de cada padre lo que le sucedió a Kris Boesen, un chico de 21 años con toda una vida por delante. Este chico oriundo de Bakersfield, California, se vio severamente afectado en un accidente automovilístico que lo dejó cuadripléjico, pero una nueva cirugía experimental le ofreció esperanza.

Boesen conducía y su vehículo derrapó mientras conducía por una carretera mojada. Golpeó un árbol y luego se estrelló contra un poste de teléfono.

El accidente causó daños severos en la médula espinal y cuando llegó al hospital, los médicos le dijeron que lo más probable era que iba a estar paralizado totalmente del cuello para abajo.

“No podía beber, no podría alimentarme. No podía enviar un mensaje de texto ni hacer prácticamente nada. Básicamente solo estaba existiendo, no estaba viviendo mi vida”, dijo Boesen en una entrevista con el canal local Fox5.

Una esperanza

Sin embargo, no toda la esperanza se había perdido, como pronto se enteraron Boesen y sus padres. Los médicos le contaron a su padre, Rodney Boesen, que existe una nueva cirugía experimental con células madre, que podría restaurar el uso de sus manos y brazos.

“Estaba extremadamente emocionado por tener la oportunidad de tratar de hacer algo para mejorar de lo que estaba en ese momento”, dijo el padre.

El nuevo procedimiento de células madre, llamado AST-OPC1, todavía era un ensayo clínico en etapa inicial en ese momento. Tenía criterios establecidos que debían cumplirse para someterse al procedimiento: la cirugía tenía que realizarse dentro de los 30 días posteriores a la lesión después de las dos semanas iniciales, y el paciente debía estar lo suficientemente estable para la operación.

“Los pacientes que sufren estas discapacidades quieren, más que nada, hacer algo por sí mismos”, dijo el doctor Charles Liu, director del Centro de Neurorestación de la Universidad del Sur de California (USC). “Quieren ser más independientes, menos dependientes. Nos hace a todos apreciar lo importante que es que podamos hacer estas cosas”, reflexiona el galeno.

Liu dirigió un equipo quirúrgico y realizaron una operación que requería mucho más cuidados que otras intervenciones convencionales: inyectaron 10 millones de células madre directamente en la médula espinal dañada. Luego de varias horas, la operación terminó siendo un éxito, y ahora solo restaba esperar.

Sorprendentemente, el joven Boesen comenzó a mostrar signos de mejoría dos semanas después de su cirugía.

Ahora, varios meses después, el chico no solo puede moverse sino que puede manipular utensilios con sus manos para alimentarse, usar su celular, escribir y hasta conducir su propia silla eléctrica.

Los médicos continuarán monitoreando Boesen que ha sentado un precedente para otras personas que están en en esta condición.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje