NUEVO ESTUDIO

Advierten sobre los efectos de las pantallas en el sueño de los jóvenes

Un nuevo estudio presentado en la reunión anual de la Sociedad Europea de Endocrinología en Lyon, Francia sugiere que limitar el uso de las pantallas puede revertir la falta de sueño en los adolescentes.

Advierten sobre los efectos de las pantallas en el sueño de los jóvenes
Advierten sobre los efectos de las pantallas en el sueño de los jóvenes

Una investigación reafirma que la exposición a un exceso de luz en la noche (en particular la luz azul de los smartphones, las tabletas y las computadoras) puede afectar al reloj del cerebro y a la producción de melatonina, la hormona del sueño, lo que resulta en un sueño más corto y de peor calidad.

Según el estudio de los institutos holandeses de Neurociencias y Salud Pública, que se enfocó en cómo el tiempo frente a las pantallas afecta al sueño de los adolescentes, aquellos que utilizaron los dispositivos móviles más de cuatro horas al día tuvieron una hora menos de sueño diario: se dormían treinta minutos más tarde y despertaban otros treinta minutos más temprano, en comparación con los que estaban frente a la pantalla una hora o menos.

La investigación encontró que con la menor exposición a la ‘luz azul’, desaparecían en tan solo una semana los síntomas del trastorno del sueño que comenzaban a padecer, como fatiga, falta de concentración y mal humor.

Las mejoras eran más notorias aún cuando se limitaba el uso durante las noches, que es cuando afecta más la producción de la melatonina, lo que interrumpe el tiempo y la calidad del sueño.

Limitar el tiempo de exposición

“Los adolescentes pasan cada vez más tiempo en dispositivos con pantallas, y son frecuentes sus trastornos de sueño”, dijo Dirk Jan Stenvers, doctor del Departamento de Endocrinología y Metabolismo del Centro Médico Universitario de Amsterdam.

“Hemos demostrado que se pueden revertir fácilmente al minimizar el uso nocturno de la pantalla o la exposición a la ‘luz azul’. Según nuestros datos, es probable que estos trastornos sean causados, al menos en parte, por la luz azul de las pantallas”, agregó.

El ensayo concluyó que, además de apartar las pantallas a los jóvenes a las horas cercanas a la de dormir, también era efectivo bloquear esa ‘luz azul’ con gafas especiales.

Ahora los investigadores buscarán determinar si reducir el tiempo frente a las pantallas mejora el sueño a largo plazo, y si los adultos perciben los mismos beneficios.

“Los problemas del sueño comienzan con síntomas menores de cansancio y mala concentración, pero a largo plazo sabemos que la pérdida de sueño se asocia con un aumento en el riesgo de obesidad, diabetes y enfermedad cardiaca”, resaltó Stenvers.

“Si podemos introducir unas sencillas medidas ahora para resolver el tema, podemos evitar mayores problemas de la salud en los próximos años”, agregó.

El estudio fue presentado recientemente en una reunión anual de la Sociedad Europea de Endocrinología en Lyon, Francia.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje