DESCANSAR

Estudio: Dormir lo suficiente cuida al corazón

La investigación publicada en la revista Nature sugiere que la falta de sueño favorece la acumulación de placas de grasa en las arterias.

Estudio: Dormir lo suficiente cuida al corazón
Estudio: Dormir lo suficiente cuida al corazón

La falta de sueño afecta a las células madre de la sangre de una manera que favorece la acumulación de placas de grasa en las arterias y por lo tanto las enfermedades cardiovasculares, alerta un nuevo estudio de la Escuela de Medicina de Harvard.

Según explicaron los investigadores la clave está en la hormona hipocretina (también llamada orexina), que se reduce en situaciones de falta de sueño. Dicha hormona se segrega en el hipotálamo, un importante centro de mando situado en la base del cerebro que regula variables vitales como el hambre, el sueño o la temperatura corporal.

La investigación que fue publicada en la revista Nature observó que la hipocretina incide en las células madre de la sangre situadas en la médula ósea. Concretamente, el déficit de hipocretina debido a la privación de sueño provoca en la médula ósea una mayor producción de la proteína CSF-1, y a su vez el aumento de CSF-1, provoca una mayor producción de dos tipos de células sanguíneas: los neutrófilos y los monocitos.

Estos dos tipos de células son precisamente responsables de la acumulación de placas de grasa en las arterias que están en el origen de infartos y embolias.

El estudio

“Hemos descubierto que perturbar el sueño afecta a la producción de células inflamatorias, lo que lleva a más enfermedad cardíaca”, expresó Filip Swirski, director del estudio.

Para la investigación el equipo de científicos sometió a ratones genéticamente programados para desarrollar aterosclerosis a repetidas interrupciones del sueño, similares a cuando alguien se despierta constantemente debido a ruidos o molestias.

Como resultado observaron que no hubo cambios en el peso, niveles de colesterol o tolerancia a la glucosa en estos ratones, en comparación con los animales a los que sí se les permitió dormir normalmente, pero que los privados de sueño desarrollaron placas arteriales más grandes.

También observaron que sus niveles de monocitos y neutrófilos, células inflamatorias que contribuyen a la acumulación de aterosclerosis en los vasos sanguíneos, eran más elevados.

“Ahora necesitamos estudiar esta vía en humanos, explorar mecanismos adicionales mediante los cuales el sueño adecuado mantenga la salud vascular y explorar este nuevo eje neuroinmune recientemente identificado”, concluyó el líder del estudio.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje