VIDAS EN RIESGO

El suicidio no se puede predecir preguntando sobre pensamientos suicidas

Una investigación concluyó que una gran mayoría de las personas que cometieron suicidio negaron haber tenido pensamientos suicidas a profesionales de la salud mental.

Foto con fines meramente ilustrativos: Pixabay
Foto con fines meramente ilustrativos: Pixabay

Un estudio sin precedentes de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW), en Sydney, ha descubierto que la mayoría de las personas que mueren por suicidio niegan tener pensamientos suicidas cuando los médicos se lo piden en las semanas y meses previos a su muerte.

La investigación cuestiona la creencia generalizada de que los psiquiatras y los médicos clínicos pueden predecir con precisión el suicidio mediante la evaluación del riesgo de un paciente, especialmente a corto plazo.

El coautor del metanálisis es el psiquiatra clínico y profesor Matthew Large, de la Escuela de Psiquiatría de la UNSW, el cual se publicó en la revista BJPsych Open.

La revisión de los datos de 70 estudios principales de pensamientos suicidas muestra que, como prueba independiente, solo el 1.7% de las personas con ideas suicidas murieron por suicidio. Alrededor del 60% de las personas que murieron por suicidio habían negado tener pensamientos suicidas cuando un psiquiatra o médico de cabecera les preguntaron.

“Sabemos que las ideas de suicidio son bastante comunes y que el suicidio es en realidad un evento raro, incluso entre personas con enfermedades mentales graves”, dijo el profesor Large, un experto internacional en evaluación de riesgo de suicidio que también trabaja en el departamento de emergencias de un importante hospital de Sydney.

Los suicidas niegan sus intenciones

“Lo que no sabíamos era con qué frecuencia las personas que se suicidan han negado tener pensamientos suicidas cuando se les pregunta directamente”, agregó el experto.

El estudio mostró que el 80% de los pacientes que no estaban recibiendo tratamiento psiquiátrico y que murieron de suicidio informaron que no tenían pensamientos suicidas cuando un médico les preguntó.

“Este estudio demuestra que ya no podemos racionar la atención psiquiátrica solo por la presencia de pensamientos suicidas. Los equipos de atención hospitalaria y comunitaria tienen muy pocos recursos y esto debe cambiar. Necesitamos brindar atención de alta calidad y centrada en el paciente para todas las personas que experimentan una enfermedad mental, ya sea que revelen o no que están experimentando pensamientos suicidas”, agregó.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje