ESTUDIO

Seis meses de ejercicio pueden revertir el deterioro cognitivo leve

Una nueva investigación de la Universidad de Duke reafirma los beneficios del ejercicio liviano para la salud mental.

Seis meses de ejercicio pueden revertir el deterioro cognitivo leve
Seis meses de ejercicio pueden revertir el deterioro cognitivo leve

Una nueva investigación liderada por James A. Blumenthal del Centro Médico de la Universidad de Duke en Durham (EE. UU.) encontró que aumentar la frecuencia cardíaca durante unos meses puede revertir los signos de deterioro cognitivo relacionado con la edad.

Para el trabajo los investigadores examinaron los efectos del ejercicio regulado en 160 personas de 65 años de edad de media.

El deterioro cognitivo leve se caracteriza por una ligera pérdida de habilidades cognitivas, como la memoria y las habilidades de razonamiento, algo que podría revertirse con el ejercicio.

Los participantes de la investigación eran sedentarios al comienzo del estudio, tenían factores de riesgo cardiovascular y reportaron síntomas de deterioro cognitivo leve.

El objetivo de los investigadores era examinar el impacto de la actividad física y la dieta en las habilidades cognitivas. Para eso los participantes debieron seguir una dieta DASH (enfoques dietéticos para detener la hipertensión) que consiste en alimentos altos en fibra y bajos en sodio, como frutas, verduras, nueces, granos y carne magra, así como lácteos bajos en grasa.

El grupo de 160 voluntarios fue dividido en cuatro: un grupo hizo solo ejercicio aeróbico; otro se adhirió a la dieta DASH (sin ningún ejercicio); otro grupo hizo ejercicio y adoptó la dieta DASH y el cuarto recibió llamadas educativas relacionadas con la salud exclusivamente

Los hacían ejercicio lo practicaban tres veces por semana en sesiones de 45 minutos, incluidos ejercicios de calentamiento seguidos de caminar, trotar o andar en bicicleta.

Al inicio del estudio los investigadores evaluaron las habilidades de razonamiento y memoria de los participantes con pruebas cognitivos y luego volvieron a hacerlo seis meses después midiendo también la aptitud cardiorrespiratoria de los participantes con pruebas de esfuerzo en una cinta andadora.

También evaluaron la salud cardiovascular de los participantes midiendo su presión arterial, azúcar en la sangre y lípidos.

Resultados

Como resultado encontraron que quienes habían hecho ejercicio y dieta mostraban un aumento promedio de 5 puntos en las habilidades de la función ejecutiva en comparación con las que solo hacían ejercicio o solo hacían dieta.

La función ejecutiva es la capacidad cognitiva que permite a una persona planificar y organizar acciones orientadas a objetivos, así como también enfocar y autorregular su comportamiento. Los investigadores no encontraron ninguna mejora significativa en la memoria.

“Los resultados son alentadores porque en solo seis meses, al agregar ejercicio regular a sus vidas, las personas que tienen discapacidades cognitivas sin demencia pueden mejorar su capacidad para planificar y completar ciertas tareas cognitivas”, explicó el líder del trabajo.

Blumenthal dijo que las puntuaciones de la función ejecutiva de los participantes eran, al comienzo del estudio, equivalentes a las de los de 93 años, aunque su edad cronológica era 28 años menor.

Sin embargo, después de seis meses de ejercicio adicional, la puntuación promedio se correspondió con la de las personas que tenían 84 años, lo que equivale a una mejora de nueve años en la función ejecutiva.

De todas maneras los investigadores aclararon que “aún se necesita más investigación con muestras más grandes, durante largos períodos de tiempo para examinar si continúan las mejoras y si esas mejoras pueden lograrse mejor a través de múltiples enfoques de estilo de vida como el ejercicio y la dieta”.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje