INVESTIGACIÓN

Cantar podría mejorar función motora de personas con Parkinson

Cantar también puede reducir el estrés, según una nueva investigación.

Cantar podría mejorar función motora de personas con Parkinson.
Cantar podría mejorar función motora de personas con Parkinson.

Un estudio preliminar presentado esta semana en la conferencia 2018 de la Sociedad de Neurociencia reveló que cantar podría reducir el estrés y mejorar la función motora de las personas con enfermedad de Parkinson.

La investigación mostró que la mejoría entre los pacientes que cantaron es similar a los beneficios de tomar medicamentos.

“Algunos de los síntomas que mejoran, como tamborilear con los dedos y la manera de caminar, no siempre responden con facilidad a los medicamentos, pero mejoran con el canto”, explicó Elizabeth Stegemoller, profesora asistente de kinesiología de la Universidad Estatal de Iowa.

Para el trabajo los investigadores midieron la frecuencia cardiaca, la presión arterial y los niveles de cortisol en 17 participantes en un grupo de canto terapéutico. Los tres niveles se redujeron, aunque los datos preliminares no alcanzaron importancia estadística.

La información se recabó antes y después de una sesión de canto de una hora. Los participantes también reportaron sentimientos de tristeza, ansiedad, felicidad y enojo.

Ahora los investigadores trabajan con las muestras de sangre para medir los niveles de oxitocina (la hormona relacionada con la vinculación), los cambios en la inflamación (un indicador del avance de la enfermedad) y la neuroplasticidad (la capacidad del cerebro para compensar por lesión o enfermedad) con el fin de determinar si estos factores pueden explicar los beneficios del canto.

Tragar y respirar

Anteriormente habían encontrado que cantar es un tratamiento efectivo para mejorar el control respiratorio y los músculos utilizados para tragar en las personas con enfermedad de Parkinson.

Elizabeth Stegemoller, se encarga de ofrecerle terapia a un grupo de pacientes con Parkinson una vez por semana y allí realizan una serie de ejercicios vocales.

“No estamos intentando que canten mejor, sino ayudarlos a fortalecer los músculos que controlan la función de tragar y respirar”, explicó sobre el tratamiento.

Es que el canto usa los mismos músculos que controlan la deglución y la respiración, dos funciones que afectan a la enfermedad de Parkinson. Cantar mejora de manera significativa esa parte del cuerpo, señaló.

“Trabajamos en un respaldo respiratorio adecuado, la postura, y la forma en que utilizamos los músculos implicados en las cuerdas vocales, lo que requiere que coordinen de forma compleja una actividad muscular buena y fuerte”, detalló.

Y agregó que los familiares de los pacientes cuentan que dicha práctica también tiene otros beneficios, como mejoras en el estado de ánimo, disminución del estrés y de la depresión.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje