MARIHUANA MÉDICA

Argentina: Universidad de La Plata investiga cannabis para uso medicinal

Miles de personas han solicitado el permiso del Estado argentino para poder acceder al aceite de cannabis medicinal. Mientras tanto, la Facultad de Ciencias Exactas de La Plata investiga para poder entender mejor las propiedades curativas de esta planta.

Foto: Infobae / Nicolás Aboaf
Foto: Infobae / Nicolás Aboaf

La Universidad Nacional de la Plata, Argentina, inició estudios en su Facultad de Ciencias Exactas sobre la planta del cannabis.

En un experimento que por el momento es pequeño pero significativo, varias plantas crecen en un cuarto en el cual un grupo de científicos estarán controlando su desarrollo para, posteriormente, extraer los cogollos y poder investigar sobre ellos.

Con el apoyo de organizaciones pro legalización del cannabis, cultivadores solidarios, investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), becarios doctorales y alumnos avanzados de la facultad, cuatro variedades de cannabis sativa e índica estarán siendo estudiadas.

Cannabinoides sanadores

El objetivo del proyecto es determinar los perfiles de los cannabinoides, compuestos orgánicos que interactúan con los receptores cannabinoides que están en el organismo humano, llamados endocannabinoides.

Cada cepa tiene distintos compuestos, aparte del tetrahidrocannabinol (THC), que es el psicoactivo que genera alteraciones en la percepción y en los estados de ánimo.

“No estamos previendo ni proponiendo hacer aceites ni repartir plantas. Es pura investigación básica y biomédica”, asegura Darío Andrinolo, investigador del Conicet, docente de la Facultad y coordinador del proyecto.

Él y su equipo buscan aportar a lo que ya había iniciado el médico Marcelo Morante, el primer docente autorizado de Argentina para trabajar con pacientes que usan aceite cannábico medicinal.

En 2017, con fondos de la facultad, iniciaron métodos de determinación de cannabinoides en aceites, resinas y cogollos, empezaron a trabajar en conjunto con organizaciones cannábicas y el equipo de Cuidados Paliativos del Hospital Roffo, al cual asisten pacientes con cáncer terminal, dolores, insomnio crónico y otras patologías en las cuales se puede usar el aceite.

“Empezamos a hacer este registro y vimos que hay variabilidad de aceites, diversas formas de hacerla, que hay un montón de cepas que sirven para distintas cosas”, explicó Andrinolo.

Pero en ese momento no se había aprobado el cambio a la legislación que permitió el uso de aceite cannábico y el auto cultivo para usos medicinales. “No teníamos cannabis para hacer experimentos, porque tenerlo es ilegal. Eso nos impedía saber cómo crece, cuándo genera cannabinoides, cuándo florece, qué tipo de cepas hay”, detalló Andrinolo. “La ciencia tiene esa gracia, lo que se conoce se conoce, y vamos averiguando lo que no”, añadió.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje