ESTUDIO

El aceite de oliva y dormir reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares

La clave reside en la apolipoproteína A-IV, cuyos niveles aumentan después de la digestión de los alimentos, en particular los alimentos ricos en grasas insaturadas como el aceite de oliva.

El aceite de oliva y dormir reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
El aceite de oliva y dormir reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

El consumo de alimentos ricos en grasas insaturadas, como el aceite de oliva, aumenta la concentración de la proteína del plasma ApoA-IV— una proteína plasmática que se sintetiza en el intestino delgado—-

Los científicos, investigadores de Keenan Research Centre for Biomedical Science, en el Hospital St. Michael’s de Toronto, Canadá, encontraron que el alto contenido de esta sustancia se asocia con un menor riesgo de enfermedades cardíacas.

El nuevo estudio publicado en la revista Nature Communications permite a los médicos suponer que la proteína ApoA-IV suprime la actividad de las plaquetas. La acumulación de estas células puede causar la oclusión de los vasos sanguíneos, lo que conduce a la formación de coágulos (trombos) que impiden la libre circulación de sangre a través del sistema circulatorio. Los científicos advierten que la trombosis es la causa más común de muerte.

“El control del consumo de alimentos, por ejemplo, el aumento de las grasas insaturadas, que aumentan la síntesis y secreción de la ApoA-IV, puede contribuir de manera significativa a la prevención de las primeras etapas del desarrollo de la aterosclerosis (acumulación de placa en los vasos sanguíneos)”, detalla el estudio.

La actividad de las plaquetas aumenta después de cada comida, lo cual significa que pueden aglomerarse con más facilidad. No obstante, después de ingerir grasas insaturadas, se incrementa el nivel de ApoA-IV en la sangre circulante, lo que puede reducir dicha hiperactividad y propiciar que el flujo sanguíneo sea mayor, lo que disminuye el riesgo de infarto cardiaco y cerebral.

“Nuestro estudio es el primero que vincula ApoA-IV con las plaquetas y la trombosis”, señaló el autor del estudio, el Dr. Heyu Ni.

. “En esta investigación, también explicamos por qué los niveles más elevados de ApoA-IV pueden disminuir la acumulación de placa en los vasos sanguíneos, el trastorno conocido como ateroesclerosis, ya que este proceso también se relaciona con la función plaquetaria”.

Dormir

El estudio también demostró que la apolipoproteína A-IV tiene un ritmo circadiano, es decir es más activo durante la noche y menos por la mañana.

“La Madre Naturaleza quiere que durmamos bien”, señaló Ni.

“Esta proteína nos protege mientras dormimos, pero la probabilidad de un incidente cardiovascular aumenta cuando nos despertamos por la mañana”, agregó.

En conclusión, cuando comemos alimentos ricos en grasas insaturadas y dormimos suficiente tiempo, la proteína ApoA-IV puede contribuir a protegernos de infartos cardíacos y cerebrales, señalaron los investigadores.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje