BACTERIAS

¿Tomas probióticos? podrían ser peligrosos para tu salud según un estudio

Tomar probióticos, la llamada bacteria intestinal buena, junto con antibióticos puede tener "consecuencias a largo plazo", reveló un estudio recientemente publicado.

Foto con fines meramente ilustrativos: Pixabay
Foto con fines meramente ilustrativos: Pixabay

Una nueva investigación ha concluido que la ingesta de probióticos parece ser “inútil en muchos casos” y podría incluso tener efectos secundarios adversos cuando se toma después de los antibióticos.

Los experimentos realizados en los intestinos de pacientes descubrieron que la capacidad de los probióticos para aumentar el número de bacterias buenas en el intestino depende de las bacterias que ya están presentes en el intestino.

En lugar de examinar muestras de heces, los investigadores en Israel, tomaron muestras del interior de las entrañas de 25 personas mediante el uso de un tubo.

Se administraron cepas priobióticas genéricas a un grupo y se administró un placebo al otro. Los resultados se tomaron antes y durante los dos meses de la ingesta.

El resultado fue imprevisto. Primero, los microbios encontrados en las heces no eran representativos de los que habían colonizado el intestino.  “Confiar en las muestras fecales como un indicador de lo que sucede dentro del intestino es incorrecto”, dice Eran Elinav, inmunólogo y coautor del estudio.

Los autores de la investigación publicada en la revista Cell recomiendan que el uso de probióticos se adapte a las personas en función de las bacterias que ya están en el intestino y sus necesidades de salud.

Son “potencialmente dañinos”

En el mismo estudio se midió qué sucede con el microbioma de las personas que toman probióticos con la esperanza de restaurar su microbioma después de los antibióticos. Un total de 21 voluntarios tomaron un tratamiento conformado de antibióticos y luego fueron separados en tres grupos de observación.

En el primer grupo solamente se les permitió que el sistema se restaurara solo; en el segundo se les dio probióticos, y en el tercero se le trató con una dosis cultivada de su mismo microbioma recogido previo a la administración de los antibióticos.

Las bacterias probióticas colonizaron de forma fácil el intestino de todos en el segundo grupo, después de que los antibióticos habían hecho efecto. Sin embargo, los científicos se quedaron asombrados al descubrir que estos impedían el regreso del microbioma normal de las personas, incluso por un periodo de hasta seis meses.

“Los probióticos impidieron muy potente y persistentemente que el microbioma original volviera a su situación original”, explicó Elinav. “Esto fue muy sorprendente y alarmante para nosotros. Este efecto adverso no ha sido descrito hasta la fecha”, concluyó.

El estudio se puede leer en inglés en este enlace.

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje