NUEVA CEPA

La sífilis está causando ceguera y el problema está en aumento a nivel mundial

Un síntoma que hasta ahora era rarísimo ahora se volvió común en pacientes con sífilis. Si esta enfermedad no se trata de forma correcta y a tiempo, puede dejar sin visión a quien la padece.

Investigadores de la Universidad de Sao Paulo en Brasil y la Universidad Flinders en Australia analizaron registros de cuatro centros médicos en Brasil durante un período de dos años y medio.

En dichos registros se constató la llegada de 127 pacientes con sífilis ocular, 87 de los cuales tenían inflamación ocular o uveítis en ambos ojos. La mitad de los pacientes se vieron tan afectados que no podían realizar algunas tareas diarios como conducir auto.

El estudio encuentra así la seguidilla más grande de casos de sífilis oculares recopilada hasta la fecha, lo que constituye un valioso banco de datos de la variedad de presentaciones que puede realizar.

Esto podría ser útil para otros países del mundo, donde los estudios han encontrado que la sífilis ocular está en aumento, especialmente en los EE.UU., Europa, Asia y Australia, que a veces coincide con la infección por VIH, posiblemente debido a los efectos de la medicación contra el VIH en el sistema inmune.

Aumento en todo el mundo

“En las décadas de 1990 y 2000 la sífilis ocular era un diagnóstico raro, que representaba menos del 2% de todos los casos de uveítis”, dijo el oftalmólogo João Marcello Furtado de la Universidad de Sao Paulo.

“Informes más recientes describen cohortes de hasta 85 pacientes con sífilis ocular en distintos países de América, Europa y partes de Australasia, lo que demuestra que no es solo un problema en Brasil”, agregó.

La historia completa de la sífilis es desconocida y disputada, pero los primeros registros escritos de la enfermedad en Europa datan de finales del siglo XV EC . Durante al menos unos cientos de años fue, literalmente, una viruela en la sociedad.

La sífilis es causada por la bacteria Treponema pallidum y ocurre en cuatro etapas. La primera etapa suele presentarse como lesiones cutáneas, que no siempre son dolorosas y pueden pasar desapercibidas. La segunda etapa puede manifestar una gran variedad de síntomas, y por lo tanto ser muy fácil a un mal diagnóstico.

La tercera etapa se llama etapa latente, en donde la enfermedad no muestra síntomas físicos, pero se puede detectar en fluidos corporales con una prueba; y la cuarta etapa, conocida como la etapa terciaria, puede causar un tipo de inflamación llamada granuloma o afectar el sistema nervioso central o el sistema cardiovascular, y ahora se sabe que puede causar ceguera.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje