PROHIBIDO FUMAR

Nuevo estudio concluye que vaporizadores no son saludables. ¿Pueden ser peores que el tabaco?

Mientras las prohibiciones al tabaco avanzan en muchos países, una nueva industria cobra fuerza y recoge montañas de dinero en ganancias. Se trata de los vaporizadores, que suponen ser un sustituto a la adicción al tabaco pero que pueden ser tanto o más dañinos.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Investigadores británicos han analizado los efectos que los cigarrillos electrónicos pueden tener en el sistema respiratorio y han encontrado evidencia que sugiere que el vapor puede atrofiar importantes células inmunitarias en los pulmones, lo que podría conducir a la inflamación de los tejidos.

En el estudio, publicado en el British Medical Journal – Thorax, el equipo analiza el efecto que el líquido y el vapor del cigarrillo electrónico tienen sobre los macrófagos alveolares, la principal respuesta del sistema inmune en los pulmones que elimina las partículas infecciosas, tóxicas o alérgicas del órganos respiratorios. Los investigadores encontarron una disminución más que severa en un cultivo de estas células cuando se expusieron al vapor en comparación a la exposición directa al líquido.

La investigación es un primer paso para comprender el efecto que el vapeo puede tener en los seres humanos, pero aún no es una imagen completa. Los autores afirman más evidencia científica para evaluar completamente los efectos, pero este trabajo muestra que la idea de que los cigarrillos electrónicos son completamente seguros es cuestionable.

Ni tan saludables

“No creo que los cigarrillos electrónicos sean más dañinos que los cigarrillos comunes, pero deberíamos tener un escepticismo cauteloso de que son tan seguros como se nos hace creer”, afirmó David Thickett, autor principal del estudio y profesor de la Universidad de Birmingham. “Son más seguros en términos de riesgo de cáncer, pero si se vaporiza durante 20 o 30 años y esto puede causar EPOC [enfermedad pulmonar obstructiva crónica], eso es algo que debemos conocer”, añadió.

Otros expertos también sugieren una visión más amplia y más reservada respecto a los supuestos efectos de los cigarrillos electrónicos: la mayoría de los usuarios de estos dispositivos son fumadores actuales o pasados, por lo que el daño potencial podría estar relacionado con los cigarrillos normales.

“La dura realidad es que fumar mata, y los fumadores que cambian completamente a cigarrillos electrónicos probablemente reduzcan sustancialmente la probabilidad de muerte prematura y discapacidad”, pero aún no hay evidencia que afirme de forma definitiva que los vapeadores son seguros.

 

 

 

 

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje