NO TAN SALUDABLE

Experta de Harvard: “El aceite de coco es veneno puro”

Aunque usualmente suele publicitarse como una opción natural y saludable para preparar distintas comidas, una experta de la Universidad de Harvard asegura que no es tan inocuo como lo pintan.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

En ciertas tiendas de alimentos saludables y sitios de productos naturales, el aceite de coco es la panacea para todo, desde el cabello y la somnolencia hasta la obesidad y las hemorroides. Pero la imagen cuidadosamente elaborada del aceite de coco como cura para muchos males ha sido rotundamente rechazada por Karin Michels, experta en epidemiología de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard.

Michels hizo sus comentarios en una conferencia reciente titulada “Aceite de coco y otros errores nutricionales” en la Universidad de Freiburg, centro educativo en el que ocupa un segundo puesto académico como directora del Instituto para la Prevención y la Epidemiología Tumoral. El discurso, en alemán, se ha visto casi un millón de veces en YouTube.

Michels basó sus afirmaciones en la alta proporción de grasas saturadas contenidas en el aceite de coco, que eleva los niveles del llamado colesterol malo, o colesterol LDL, y por lo tanto el riesgo de enfermedad cardiovascular. El aceite de coco contiene más del 80% de grasa saturada, más del doble de la cantidad que se encuentra en la grasa de cerdo, y un 60% más de la que contienen las trazas de grasa de carne de res.

Más y más evidencia

El año pasado, la Asociación Estadounidense del Corazón revisó la evidencia científica existente sobre el aceite de coco y otras grasas de uso doméstico. Mientras que tres cuartas partes del público estadounidense consideraba que el aceite de coco era saludable, la revisión señaló que solo el 37% de los nutricionistas estaban de acuerdo con tal afirmación.

Los autores atribuyeron el abismo en la percepción a la comercialización del aceite de coco a la publicidad y al conocimiento popular sin asidero científico. “Debido a que el aceite de coco aumenta el colesterol LDL, una causa de ECV, y no tiene efectos favorables compensadores conocidos, desaconsejamos el uso de aceite de coco”, concluyó la revisión.

Otras organizaciones han emitido advertencias similares. “El aceite de coco se puede incluir en la dieta, pero como es alto en grasas saturadas, solo se debe incluir en pequeñas cantidades, hace que cualquier dieta sana y equilibrada deje de serlo”, dijo la British Nutrition Foundation.

“Hasta la fecha no hay evidencia científica sólida que respalde los beneficios para la salud derivados de la ingestión de aceite de coco”, añadió.

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje