VINCULACIÓN

Estudio: Dormir poco puede afectar tu vida social

Una nueva investigación advierte que no dormir las horas suficientes hace a las personas "más solitarias y menos inclinadas a las interacciones sociales" y al mismo tiempo menos atractivas socialmente para los demás.

Estudio: Dormir poco puede afectar tu vida social.
Estudio: Dormir poco puede afectar tu vida social.

Un estudio de la Universidad de California en Berkeley, Estados Unidos, publicado esta semana en la revista ‘Nature Communications’, señala que las personas privadas de sueño se sienten más solitarias y menos dispuestas a relacionarse con los demás, evitando el contacto cercano casi de la misma manera que las personas con ansiedad social.

Ese hecho también hace que sean socialmente menos atractivas para los demás.

Estos hallazgos son los primeros en mostrar una relación bidireccional entre la pérdida del sueño y el aislamiento social, “arrojando nueva luz sobre la epidemia global de soledad”.

“Nosotros, los humanos, somos una especie social. Sin embargo, la privación del sueño puede convertirnos en ‘leprosos’ sociales”, explicó el autor principal del estudio, Matthew Walker, profesor de Psicología y Neurociencia.

Durante su trabajo los investigadores descubrieron que los escáneres cerebrales de personas privadas de sueño cuando veían vídeos de extraños que caminaban hacia ellos mostraban una “poderosa” actividad de repulsión social en las redes neuronales que normalmente se activan cuando los humanos sienten que su espacio personal está siendo invadido. La pérdida de sueño también debilita la actividad en las regiones del cerebro que normalmente fomentan el compromiso social.

“La falta de sueño desencadena la soledad”

“Cuanto menos horas duermas, menos quieres interactuar socialmente. A su vez, otras personas te perciben como más socialmente repulsivo, lo que aumenta aún más el grave impacto de aislamiento social de la pérdida del sueño. Ese círculo vicioso puede ser un factor importante que contribuye a la crisis de salud pública que es la soledad”, aseguró Walker.

El especialista calificó a la soledad como es “un asesino”, y recordó que “estar solo aumenta su riesgo de mortalidad en más del 45%, el doble del riesgo asociado con la obesidad. Además, la soledad aumenta significativamente el riesgo de desarrollar numerosas formas de enfermedad mental, como depresión, esquizofrenia, ansiedad y tendencias suicidas. Las personas solitarias también tienen más probabilidades de desarrollar demencia y hacerlo prematuramente”.

“Por lo tanto, cualquier fuerza que aumente y/o perpetúe la soledad tiene marcadas consecuencias personales, clínicas, de salud pública y sociales”, señaló.

Por su parte Ben-Simon, autora del estudio y miembro postdoctoral del Centro de Ciencias del Sueño Humano de Walker, aseguró que “tal vez no sea una coincidencia que en las últimas décadas se haya observado un marcado aumento de la soledad y una disminución igualmente dramática en la duración del sueño”.

“Sin un sueño suficiente, nos convertimos en repelentes sociales, y pronto llega la soledad”, alertóm Ben-Simon.

Los resultados del estudio también fueron optimistas, en el sentido de que mostraron que dormir bien una noche hace una diferencia rápida.

“Dormir bien apenas una noche hace que uno se sienta más extrovertido y que tenga más confianza social, y además hará que uno atraiga a los demás”, expresó Walker.

Para medir los efectos sociales del sueño deficiente, los investigadores analizaron las imágenes cerebrales por resonancia magnética, utilizaron medidas estandarizadas de soledad, simulaciones grabadas en vídeo y encuestas a través del mercado ‘online’ ‘Mechanical Turk’ de Amazon.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje