SALUD MENTAL

Hechos cotidianos que pueden desencadenar la depresión y el suicidio

Con los recientes suicidios de la diseñadora Kate Spade y el chef Anthony Bourdain, la conciencia sobre la depresión y el suicidio se ha disparado. La primera circunstancia puede llevar a la segunda, y hay una serie de signos que se pueden identificar como disparadores.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Es posible que hayas escuchado que la depresión es causada por un “desequilibrio químico” en el cerebro, pero esa idea puede sonar simplista para algunos y compleja para otros, y no explica realmente lo que puede desencadenar un trastorno del estado de ánimo marcado por esos sentimientos persistentes y fuertes de tristeza.

“La química está involucrada en este proceso, pero no es una simple cuestión de que una sustancia química sea demasiado baja y otra demasiado alta”, según publica la revista de salud Harvard Health, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard.

“En realidad, muchos químicos entran en juego, trabajando tanto dentro como fuera de las células nerviosas. Hay millones, incluso miles de millones de reacciones químicas que conforman el sistema dinámico que es responsable de tu estado de ánimo, tus percepciones y cómo experimentas la vida”, explica el artículo.

Pero la fórmula es sumamente más compleja; otras posibles causas de depresión son físicas, ambientales, biológicas y psicológicas.

Las distintas causas

Genética : si alguien en tu familia padece depresión, eso puede aumentar su riesgo de sufrirla alguna vez. Los niños, hermanos y padres de personas con depresión clínica severa tienen más probabilidades de ser depresivos que los miembros de la población general sin ascendencia con ello. Como la mayoría de los trastornos psiquiátricos, la genética de la depresión no es simple y directa, explica el portal WebMD. Investigadores intentan actualmente aislar genes que pueden contribuir a la depresión y así desarrollar tratamientos genéticos para suprimir el riesgo.

Neurología: El hipocampo, una pequeña parte del cerebro que es el centro de los recuerdos, parece ser más pequeño en algunas personas con depresión que aquellos que nunca han estado deprimidos. Se estima que las conexiones de las células nerviosas y su crecimiento, los circuitos nerviosos y los neurotransmisores en el cerebro desempeñan un papel en la depresión, según se explica en un artículo de la Clínica Mayo.

Efectos secundarios: La depresión puede ser efecto secundario de muchas drogas, incluso algunos medicamentos diseñados para calmar la depresión. Un estudio reciente descubrió que más de un tercio de los adultos en EE.UU. pueden estar usando medicamentos recetados por médicos que podrían causar depresión o aumentar el riesgo de suicidio. Los investigadores descubrieron que más de 200 medicamentos, incluidas las píldoras anticonceptivas, los medicamentos para el corazón, los antiácidos y los analgésicos, pueden subir el riesgo de depresión o los pensamientos suicidas como posibles efectos secundarios.

Abuso de sustancias: Personas con propensión a la depresión o con ascendencia genética a ello no deberían abusar de sustancias como el alcohol o drogas como la marihuana, la cocaína, o los psicotrópicos. Según WebMD, casi el 30% de las personas con problemas de abuso de sustancias también experimentan depresión.

Acontecimientos estresantes y aislamiento: Experiencias personales buenas o malas, desde un nuevo trabajo hasta la pérdida de un ser querido, pueden desencadenar sentimientos de depresión. Harvard Health señala que el estrés juega un papel clave en la depresión.

Las personas deprimidas tienen más probabilidades de evitar el contacto con amigos y familiares. Pero estar aislado y sentirse solo también puede desencadenar episodios de depresión y activar pensamientos suicidas.

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje