REPLACE

La OMS insta a los gobiernos a eliminar las grasas trans de la cadena alimentaria

La OMS lanzó hoy "REPLACE", una guía que proporciona seis acciones estratégicas para garantizar la eliminación inmediata, completa y sostenida de las grasas trans producidas industrialmente.

grasas trans

La Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó este lunes la iniciativa ‘REPLACE’, una guía paso a paso para la eliminación de la cadena alimentaria de las grasas trans, que están producidas industrialmente y son unas de las mayores responsables de las enfermedades cardiovasculares, las cuales son a su vez la primera causa de muerte en el mundo.

La eliminación de las grasas trans es clave para proteger la salud y salvar vidas, afirma la OMS, que estima que cada año el consumo de grasas trans conduce a más de 500.000 muertes por enfermedades cardiovasculares.

Las trans son un tipo de grasa que se forma cuando el aceite líquido se transforma en una grasa sólida a través de un proceso de hidrogenación que sirve para incrementar el tiempo de vida útil de los alimentos.

La mayoría de las grasas trans de nuestra alimentación provienen de alimentos procesados preparados con aceites vegetales parcialmente hidrogenados. Algunos ejemplos son la bollería, las papas fritas, los ‘snacks’ y las margarinas.

Acciones

La OMS pretende que los estados se comprometan a eliminar estas grasas.

Para eso propone seis acciones estratégicas que permitirían pasar de una cadena alimentaria con gran cantidad de grasas trans a una en que no existan.

El director general de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró: “La OMS hace un llamamiento a los gobiernos para que utilicen el paquete de acción REPLACE para eliminar los ácidos grasos trans producidos industrialmente del suministro de alimentos”.

“La implementación de las seis acciones estratégicas en el paquete REPLACE ayudará a lograr la eliminación de las grasas trans y representará una gran victoria en la lucha mundial contra las enfermedades cardiovasculares”, agregó.

Dichas acciones son: revisar la situación nacional; promover el reemplazo por otras fuentes de grasas más sanas; legislar para prohibir las grasas trans; Evaluar el contenido en la cadena alimentaria y los cambios de hábitos en la población; crear conciencia entre la población y los industriales sobre sus efectos perniciosos, e implementar la nueva legislación.

Según la OMS varios países han eliminado prácticamente estas grasas trans mediante límites obligatorios a la cantidad que pueden contener los alimentos envasados. Algunos gobiernos han implementado prohibiciones a nivel nacional de aceites parcialmente hidrogenados, la principal fuente de grasas trans producidas industrialmente.

Y pone como ejemplo el caso de Dinamarca, primer país en imponer restricciones a las grasas trans producidas industrialmente, lo que logró que el contenido de las mismas disminuyó drásticamente y las muertes por enfermedades cardiovasculares descendieran más rápidamente que en países comparables de la OCDE.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje