Prevención

4 de febrero: Día mundial de lucha contra el cáncer

Desde el Hospital Británico se plantea un enfoque de prevención de riesgo del cáncer en todas las etapas de la vida.

 

prevencion-cancer

Es importante generar una cultura de divulgación de información para reducir los riesgos y al mismo tiempo potenciar la detección temprana del cáncer.

NIÑEZ:
Adoptar hábitos de vida saludables como una dieta equilibrada y realizar actividad física desde edades tempranas ayuda a prevenir el riesgo de cáncer. Los niños son muy vulnerables a la exposición ultravioleta (UV) solar, a los agentes cancerígenos como el humo de tabaco y otras sustancias químicas como pesticidas.

Padres, madres, docentes, niñas y niños deben estar atentos a los cambios repentinos que puedan aparecer y consultar en forma inmediata para descartar la presencia de un cáncer infantil.

ADOLESCENCIA:
En esta etapa se adquieren comportamientos que definen la salud de una persona durante su vida como lo son el consumo de tabaco y alcohol, una mala alimentación o una vida sedentaria, todos ellos factores que contribuyen al riesgo de desarrollar cáncer en el futuro. A partir de esta edad se suele disminuir el nivel de actividad física, se recomienda mantenerse activo diariamente y evitar el sobrepeso y la obesidad.

Evitar la exposición al sol de 11 a 17 horas, buscar lugares sombreados, utilizar sombrero de ala ancha, ropa oscura, lentes con protección UV y usar filtro solar mayor de 30 ayuda a prevenir el cáncer de piel.

En el marco de la educación sexual, es importante informar sobre cómo reducir la exposición al HPV y al HIV, factores de riesgo de cáncer.

EDAD ADULTA:

Controlar el consumo de alcohol, mantener un peso y una alimentación saludable, además de disminuir el sedentarismo y lograr una vida físicamente activa, son factores que disminuyen el riesgo de diferentes pos de cáncer. Continuar con los cuidados ante la radiación UV del sol y estar atentos a la aparición de lunares o cambios en la piel.

A partir de los 21 años las mujeres deben realizarse el Papanicolaou para prevenir el desarrollo de cáncer de cuello de útero. Quienes fuman deberían abandonar su adicción y si lo necesitan, pedir ayuda para lograrlo ya que corren el riesgo de desarrollar diferentes cánceres vinculados al consumo de tabaco. Es importante vivir en ambientes 100% libres de humo de tabaco ya que es un comprobado agente cancerígeno.

A partir de los 50 años, hombres y mujeres deben realizarse el estudio de sangre oculta en materia fecal para prevenir el cáncer colo-rectal.

Las mujeres de 50 años en adelante deben realizarse mamografías cada dos años. El cáncer de mama puede ser curable si se detecta a tiempo. Es fundamental estar alertas ante cambios del normal funcionamiento de nuestro cuerpo y consultar sin demoras al servicio de salud al que se pertenece.

PERÍODO FETAL Y LACTANCIA:
La lactancia reduce el riesgo de cáncer de mama de la madre y alimenta y protege al bebé.

Mantener un peso y una dieta saludable y reducir la exposición a agentes cancerígenos como el humo de tabaco durante el embarazo reduce el riesgo para la madre y el bebé.

Los bebés deben recibir la vacuna de la hepatitis B que los protegerá contra el cáncer de hígado.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje