Enfermedades médicas

¿Qué debo saber sobre la salmonelosis?

La salmonella es una bacteria que se aloja en el intestino y, actualmente, se trata de una sola especie que ha sido denominada Salmonella entérica; a su vez, ésta se encuentra formada por siete subespecies que tienen la capacidad de realizar diferentes reacciones bioquímicas.

que-debo-saber-sobre-la-salmonelosis

Fue descrita a principios del siglo XX por el bacteriólogo estadounidense Theobald Smith y recibiendo el nombre de su jefe, David Salmon. Hoy en día y a nivel mundial se encuentra entre las cuatro causas principales de enfermedad diarreica.

La salmonelosis se caracteriza por: fiebre de inicio brusco, dolor abdominal, diarrea, náusea y, a veces, vómitos. Estos síntomas comienzan a manifestarse entre seis y 72 horas después de la ingesta de salmonella, pero por lo general suele ser de 12 a 36 horas. En tanto, la enfermedad se extiende entre dos y siete días.

En la mayoría de los casos, los síntomas son relativamente leves y las personas se recuperan sin la necesidad de un tratamiento específico. Sin embargo, la deshidratación causada por esta afección en niños pequeños y ancianos puede ser grave y poner la vida en peligro.

Transmisión y tratamiento

Estas bacterias se encuentran en animales domésticos y salvajes que no presentan síntomas de la enfermedad, pero sí la trasmiten; además, son muy resistentes y pueden vivir varias semanas en ambientes secos o incluso en el agua.

Por lo general, las personas contraen la salmonelosis mediante el consumo de alimentos de origen animal contaminados -en su mayoría, por huevos, carne, aves de corral y leche-. Igualmente, existen otros alimentos que se han asociado con la transmisión, tales como las hortalizas infectadas por estiércol. También se puede pasar de persona a persona por vía fecal-oral, y este mecanismo se encuentra claramente vinculado a la mala higiene de las manos en los individuos que manipulan alimentos.

En cuanto al tratamiento, en los casos graves consiste en la reposición de los electrolitos perdidos a raíz de los vómitos y la diarrea, y la rehidratación se efectúa a través de la administración de distintos tipos de sueros por vía intravenosa. Se desaconseja el uso de antibióticos en cuadros leves debido a la alta frecuencia con la cual se desarrolla resistencia a estos; pero hay que tener presente que sí se los emplea en los grupos de mayor riesgo, como son los lactantes, ancianos e inmunodeprimidos. Asimismo, se utiliza tratamiento antimicrobiano cuando la infección se disemina en el organismo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hace hincapié en la necesidad de aplicar las medidas de control en todas las etapas de la cadena alimentaria, desde la producción agrícola hasta la elaboración, fabricación y preparación de alimentos, ya sea en establecimientos comerciales como en hogares, con el propósito de evitar esta enfermedad.

Dra. María Dutra
Médica de SUAT

En SUAT contamos con una gran gama de especialistas que podrán asesorarte en función de tus necesidades particulares. Informate haciendo click aquí

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje