NO TE METAS

Doctora arremetió contra los refrescos altamente azucarados y la industria la silenció

Empezó con amenazas telefónicas o malfunción en las computadoras donde tenía investigaciones, y luego hombres la perseguían en al calle. Una doctora colombiana denuncia que fue silenciada por criticar la industria de los refrescos altamente azucarados.

Una doctora colombiana asegura haber sido amenazada en repetidas ocasiones, después de que empezara a criticar públicamente los efectos negativos para la salud del consumo constante de bebidas gaseosas altas en azúcares.

En diciembre de 2016, la doctora Esperanza Cerón avisó a las autoridades policiales locales que había notado la presencia de dos hombres extraños en motocicleta, un par de veces, persiguiendo su vehículo. Intentó perderlos en medio de las terribles horas pico de Bogotá, pero la alcanzaron y la amenazaron por el vidrio del auto: “Si no te quedas callada, te avisamos que tendrás serias consecuencias”, le gritaron.

El episodio vivido por Cerón, afirma, se parece mucho a los mecanismos usados por los carteles de droga que alguna vez dominaron Colombia.

El trabajo de la científica ha estado molestando a la industria de las bebidas gaseosas, un rubro que mueves cientos de miles de millones en todo el mundo, no siendo Colombia la excepción.

El problema de las gaseosas

Recientemente estuvo en discusión en el Parlamento colombiano un proyecto de ley que proponía agregar 20% de impuestos a las bebidas gasificadas altas en calorías, algo a lo que los poderosos lobbys se oponen fervientemente.

La organización de Cerón, Educar Consumidores, fue una de las principales agrupaciones civiles que apoyaban la iniciativa y que se han vuelto a su vez un dolor de cabeza para la industria.

La ONG recogió donaciones y fondos, y obtuvo aliados para la causa, y llegaron a producir un provocador anuncio que le advertía a los consumidores que ingerir bebidas altas en azúcares puede provocar severos problemas de salud, como la diabetes o la obesidad.

La reacción de las empresas no se hizo esperar, y fue violenta. La Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia, como apoyo a a una demanda puesta por una empresas de refrescos, removió el anuncio del aire por considerarlo “engañoso”.

Luego, la agencia fue más lejos: prohibieron a Cerón y a sus colegas discutir públicamente los riesgos a la salud de consumir grandes cantidades de azúcar, a riesgos que si reincidían serían multados con 250.000 dólares, unos 750 millones de pesos colombianos en ese momento.

Nunca se pudo comprobar el acoso a la doctora ni la relación de estos hechos con lobbys de la industria de los refrescos, pues los fiscales se negaron a investigar. En una publicación de New York Times, el medio explica que consultaron a las filiales colombianas de Pepsi y Coca-Cola, y estas aseguraron que no estaban implicadas de ninguna forma con los hechos denunciados por Cerón, y derivaron la comunicación a la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, un de los más poderosos grupos de calbideo y presión del país.

EL Consejo Internacional de Asociaciones de Bebidas (ICBA, por sus siglas en inglés), mega grupo que abarca a los grupos comerciales de este rublo de todo el planeta, se opone a los impuestos a las bebidas azucaradas, aduciendo que una alza en los impuestos solamente causaría una afectación a su negocio y no reduciría los índices de obesidad y diabetes, que se les achacan constantemente.

En algunos países, la lucha contra estos productos ha estado dando resultados: se han aprobado gravámenes impositivos en treinta naciones, entre las que destacan Brunéi, Reino Unido, Tailandia, Sudáfrica, Arabia Saudita e India. Actualmente, más de mil millones de personas están siendo beneficiadas con este tipo de medidas, en pro de reducir la ingesta de estos líquidos.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje