GRANDES AMIGOS

Cinco razones saludables para tener una mascota

Diversos estudios han asociado la presencia de una mascota en la casa con una mejor salud mental y física.

Cinco razones saludables para tener una mascota. Foto: Flickr
Cinco razones saludables para tener una mascota. Foto: Flickr

Tener una mascota, principalmente un perro y un gato, además de volver la casa más alegre y “viva” puede tener grandes beneficios para la salud de sus dueños.

Diversos estudios han asociado su presencia en la casa con una mejor salud mental y física, mejores niveles de estrés y ansiedad y mejores relacionamiento. Además son una compañía recomendada para cualquier etapa de la vida y suelen ser grandes amigos de los niños y de los adultos mayores.

A continuación te recordamos cinco razones saludables para tener una mascota:

Reducen la ansiedad y el estrés: diversos estudios han demostrado que las personas cuando están junto a sus mascotas tienen a reducir los niveles de ansiedad y estrés ya que sienten tranquilidad y se sienten a gusto con su compañía. El portal Muy Interesante reporta que un estudio llevado a cabo por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades(CDC) en 2015 encontró que los niños que tenían perros como mascota tenían significativamente menos probabilidades de dar positivo en una prueba de detección de ansiedad. Mientras que otro trabajo publicado en 2017 en la revista Social Development concluyó que los niños que tenían un perro como mascota presentaban niveles más bajos de cortisol, conocida como la “hormona del estrés”, cuando interactuaban con sus compañeros de cuatro patas.

Mejoran la salud del corazón: Un estudio realizado en 2013 y publicado por la Asociación Americana del Corazón encontró que convivir con una mascota, principalmente un perro, podía reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular. Según el estudio los dueños de mascotas tienden a tener una presión arterial más baja, niveles más bajos de colesterol, y son menos propensos a ser obesos. Por su parte la directora del Centro de Investigación para la Interacción Humano-Animal en la Universidad de Missouri, Rebecca A. Johnson señaló que caminatas diarias obligatorias que muchas personas que tienen perros deben realizar ayudan a mantener los niveles de colesterol controlador, mientras que una encuesta realizada por la Fundación Nacional Australiana del Corazón reveló que las personas que poseen mascotas, especialmente los hombres, tienden a presentar niveles más bajos de colesterol y triglicéridos. A su vez las caminatas y juegos diarios al aire libre con las mascotas favorecen a toda la salud física ya que el ejercicio es junto con la alimentación saludable uno de los pilares para una salud óptima.

Mejoran las habilidades sociales y reducen la soledad: según las estadísticas generales más del 66% de los dueños de perros y el 56% de los propietarios de gatos consideran que su mascota es un miembro más de la familia y establecen relaciones sociales con ellos. A su vez otras investigaciones señalan que tener mascota puede tener influencia beneficiosa en las relaciones sociales con otras personas. En ese sentido un estudio publicado en la revista Applied Developmental Science demostró que cuidar de una mascota puede mejorar las habilidades sociales y encontró que aquellas personas que tenían mayor cuidado con sus animales también tuvieron una mayor participación en la comunidad y tenían más probabilidades de ocupar un papel líder. A su vez tener relación con una mascota desde la niñez demostró una mayor empatía y confianza en la edad adulta. Por esos mismos motivos las mascotas también pueden reducir la sensación de soledad que sentimos. Un estudio publicado en la revista Journal of Personality and Social Psychology, encontró que las personas que tenían perros sentían sus necesidades sociales cubiertas al igual que con sus amigos. Los participantes del estudio que tenían mascota aseguraron que sus amigos de cuatro patas les proporcionaban un fuerte sentido de pertenencia y una existencia significativa. La investigación también encontró que esa relación no es excluyente, es decir, las personas no recurren únicamente a sus mascotas en vez de tener amigos, sino que disfrutan de la compañía de sus mascotas, además de la compañía de sus amigos.

Mejoran la salud mental: un estudio publicado en 2016 en la revista BMC Psychiatry concluyó que el 60% de los dueños de mascotas que habían sido diagnosticados con enfermedad mental grave, afirmaban que su mascota era “lo más importante” para controlar su condición. Éstos respondieron que se sentían con mayor control y más seguridad sobre su enfermedad gracias a la compañía de una mascota. Otros estudios han encontrado a su vez que los perros y otros animales pueden ayudar a reducir los síntomas de la depresión y otras enfermedades mentales. El jugar y caminar al aire libre con ellos también influye en la salud mental ya que ayuda a despejar la mente.

Reducen el riesgo de alergias: aunque parezca contradictorio porque el pelo de perro o gato suele ser un desencadenante frecuente de alergia, convivir con mascotas desde la temprana edad puede ayudar a reforzar el sistema inmunológico y hacernos más resistentes a sufrir alergias. Así lo indica un estudio publicado en 2015 en la revista JAMA Pediatrics, en la que un equipo de investigadores suecos concluyó que la exposición a perros y animales de granja en la vida temprana estaba asociado a un menor riesgo de desarrollo de asma en edad escolar. A su vez una investigación reciente publicada en la revista Microbiome encontró que los niños que fueron expuestos a mascotas en el hogar antes del nacimiento y hasta 3 meses después de nacer, experimentaron cambios en las bacterias intestinales asociadas con alergias infantiles.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje