REPRODUCCIÓN HUMANA

El fin del sexo tal y como lo conocemos

Dentro de unas pocas décadas, los seres humanos podríamos dejar de fecundarnos con los métodos naturales para darle paso a los métodos más modernos, afirma un científico estadounidense.

Foto: PIxabay.
Foto: PIxabay.

Los habitantes de los países más desarrollados, y con mejor acceso a la tecnología reproductiva, podrían dejar de tener relaciones sexuales coitales de la manera tradicional.

Así lo afirma Henry Greely, profesor de la Universidad de Stanford, California, en su libro “El fin del sexo y el futuro de la reproducción humana”, cuya teoría fue replicada por la revista The Scientist.

El académico considera que en un periodo de entre 20 y 40 años, los seres humanos tenderán a optar por la fecundación in vitro, mientras que aquellos padres que decidan tener hijos de la forma natural, serán estigmatizados por la sociedad. 

Los avances en genómica, diagnóstico genético preimplantacional y en células madre, podrían provocar que aquellas personas con recursos económicos suficientes y acceso a los métodos reproductivos artificiales, comiencen a tener hijos exentos de sufrir enfermedades crónicas o mortales y que estén “diseñados” con ciertas características físicas y mentales, según Greely.

El futuro en una probeta

En científico asegura que los expertos en fecundación asistida podrán crear gametos femeninos mediante FIV usando células madres inducidas y pluripotentes, obtenidas de una simple biopsia de un hombre. Este método sustituiría al caro y delicado proceso de recolección de huevos para la fertilización in vitro, tal como lo conocemos hoy en día.

Leer más: “La generación sin ganas”: ¿viviremos sin sexo para el 2030?

En conclusión, la teoría Henry Greely plantea que las personas seguirán teniendo sexo como actividad lúdica o placentera, pero que la reproducción sería mayormente artificial. El sexo entre personas que dispongan de una cobertura médica desarrollada y moderna se reducirá de manera considerable, considera Greely.

El libro concluye con un llamado a la acción. “Prestemos atención a estos asuntos, pensemos en ello, hablémoslos con otros”, escribe el académico. “Ayudémonos para darle forma a un nuevo mundo en el que estas nuevas tecnologías traigan mucho beneficio y poco daño, y todo de la forma más humana posible”, concluye.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje