Imprimir

Cuatro alimentos blancos que deberíamos sustituir

A continuación les dejamos cuarto de los alimentos blancos más utilizados que dañan la salud y deberíamos sustituir.

Cuatro alimentos blancos que deberíamos sustituir . Foto: Pixabay

Cuatro alimentos blancos que deberíamos sustituir . Foto: Pixabay

La sal, las harinas refinadas, el azúcar blanco y la leche de vaca son ingredientes que pocas veces faltan en la casa de los uruguayos. Sin embargo el consumo de éstos a la larga está asociado con complicaciones de salud, por eso lo ideal sería empezar a sustituirlos desde ya por opciones más saludables para el organismo.

Sal de mesa: la sal de mesa, que es simplemente cloruro de sodio procesado sin ningún nutriente más es uno de los condimentos más dañinos para el organismo, el cual a la larga nos obliga a dejarla ya que favorece la retención de líquidos, tapa las arterias y eleva la presión arterial.

Para sustituirla en la cocina diaria se puede utilizar sal marina que es más saludable, o condimentar con ajo, limón, cebolla y otros alimentos que aportan sabor a los platos y no dañan la salud.

Azúcar blanco: es considerador hoy en día como uno de los venenos más grandes para el organismo y uno de los responsables del aumento de la obesidad en la población. No aporta nutrientes y sí muchas calorías vacías, aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y daña los dientes.

El azúcar blanco puede ser sustituido por azúcar negro, miel, canela, estevia u otros alimentos endulzantes saludables.

Harinas refinadas: los alimentos refinados son aquellos cereales a los que se les quitó la fibra y perdieron muchos de sus nutrientes. Estos favorecen la retención de líquidos, empeoran el estreñimiento, contribuyen al sobrepeso. Por eso lo recomendado es evitar el consumo de estos ingredientes y además de todos los alimentos que se elaboran a partir de éstas y comenzar a consumir cereales integrales y elaboraciones integrales.

Leche de vaca: hay varias versiones para la leche de vaca, algunos nutricionistas la recomiendan mientras que otros aseguran que el cuerpo sólo está preparado para asimilar correctamente la leche materna y no la de otros animales. Gran parte de la población resulta intolerante a la lactosa algo que llama la atención ante un alimento considerado saludable. Su consumo está relacionado a enfermedades como la acidez gástrica, las enfermedades inflamatorias o cardiovasculares y el sobrepeso.

Para sustituirla se pueden utilizar distintas leches vegetales que se venden en los supermercados como de almendras, coco, soja, o elaborarlas en las casas a partir de los frutos secos, la avena, el arroz etc que no contienen lactosa ni grasas y aportan nutrientes al organismo mientras que favorecen su digestión.

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión