AMAR SIN MIEDO A MALCRIAR

“Prevenir en la infancia lo que en la etapa adulta representa más dificultad de sanar”, es la propuesta de la psicóloga española Yolanda González, quien se presentará por primera vez en Uruguay

González, que es autora de los libros "Amar sin miedo a malcriar" y "Educar sin miedo a escuchar", brindará una conferencia, titulada "Amar sin miedo a malcriar", el próximo 25 de abril en Montevideo, en el marco de las primeras “Jornadas de Crianza y Educación: Acompañando el desarrollo durante la primera infancia”.

 

La psicóloga española asegura que desde su trabajo con adultos ha logrado comprobar la importancia de la primera infancia para el futuro de cualquier ser humano y considera que es más eficaz y saludable prevenir que intentar compensar las carencias o daños vividos en la infancia.

LARED21 conversó con Yolanda González:

¿Qué quiere decir amar sin miedo a malcriar?, ¿Cómo se logra?

– Amar sin miedo a malcriar significa básicamente superar los tópicos que impiden tener un apego seguro. Es decir, tópicos no sólo muy extendidos sino también injustificados como, por ejemplo: “no le tomes en brazos que se va a mal acostumbrar”. “El llanto de los niños es caprichoso, enseguida se les pasa”, “ponle límites”, etc. Todas estas “recomendaciones” que provienen del intento de “educar” carecen del imprescindible conocimiento de las etapas evolutivas que permiten discriminar qué se puede pedir y esperar de una criatura en función de su edad madurativa. No son consejos inocuos, pues generan muchas veces un sufrimiento que es innecesario en la primera infancia, desconociendo las consecuencias de semejantes consejos populares y de algunos profesionales en algunos casos.
Para lograrlo, se requiere conocimiento, empatía y muchas dosis de paciencia.

¿Cuál es el mensaje que quiere transmitir a todas las madres y padres uruguayos?

– Para todos los papás y mamás del mundo mi mensaje es que confíen en sus hijos, que observen las necesidades emocionales de sus peques sin realizar interpretaciones erróneas del comportamiento (desobediencia, mala intención etc.) que quizá muchas veces no entiendan pero que, mirando profundamente, podemos encontrar la lógica desde la posición de la criatura. Es decir, la propuesta, es cambiar la mirada, “el chip” que nos lleva a juzgar por desconocimiento y por nuestros propios patrones educativos interiorizados, conductas sin comprenderlas, potenciando de esta forma una cadena de transmisión intergeneracional de patrones poco saludables, de padres a hijos. Podemos cambiar para mejorar y tener más satisfacción con nuestros hijos favoreciendo su bienestar…

¿La conferencia está dirigida a algún público en particular o puede asistir cualquier persona que esté interesada u intrigada en las temáticas?

– Está abierta al público en general. Aunque hablemos de conceptos profundos la exposición permitirá comprender lo esencial de los temas.

¿Cómo invitaría a quienes no la conocen al evento?

– Les diría que más vale prevenir que curar. Como psicóloga especializada en clínica de adultos observo y trato el sufrimiento de los adultos en la consulta y en los grupos. Por ello, pretendo prevenir en la infancia lo que en la etapa adulta representa más dificultad desanar.
Mi pasión, es transmitir que es posible mejorar la interacción adulto-criatura y fomentar las alud infantil previniendo patologías y problemáticas innecesarias cuando se dispone deformación e información adecuada.

Por último, ¿a qué se refiere el título de su último libro, “Educar sin miedo a escuchar”?

– Estamos llenos de miedos. El mayor de ellos es el miedo a escuchar las emociones infantiles por temor a que si lo hacemos “perderemos autoridad y harán lo que quieran“. Por ejemplo: “Y si no lo llevo a la escuela con tres años y luego no quiere ir…”, “y si me engaña llorando y no es para tanto”…”y si….”.
El libro hace referencia, al igual que el anterior “Amar sin miedo a malcriar”, a todas las situaciones que podemos evitar y mejorar para que la escuela sea un lugar de aprendizaje gozoso, donde los protagonistas auténticos sean los niños pequeños desde el respeto y el acompañamiento respetuoso. Es nuestra única esperanza para un mundo mejor.

 

 

 

 

 

Noticias relacionadas

Primeras “Jornadas de Crianza y Educación: Acompañando el desarrollo durante la primera infancia”.

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje