*

Miercoles 23 de Abril, 2014
  • Ingresar
  • Registrarse
  • COMUNICADO A LOS LECTORES DEL DIARIO LA REPUBLICA

    Viernes 28 de enero de 2011 | 07:55

    El sábado 22 de enero último, el cronista Ricardo Gabito publicó en la página 19 del diario La República una información que aseguraba que el periodista Atilio Garrido había afirmado públicamente en un acto de Antel que “Atilio Garrido adelantó que Tenfield S.A. va a apoyar el proceso aunque no gane la licitación de los derechos de las Eliminatorias 2014″.

    Al día siguiente, Atilio Garrido remitió una carta al diario La República en la que afirma que nuestro cronista mintió, que él jamás se refirió en su intervención pública en Antel sobre la licitación de derechos de las Eliminatorias 2014, que aporta además la grabación de sus dichos como prueba, que “no es la primera vez que su cronista utiliza las páginas de su diario para resolver problemas personales o para atacar a personas o instituciones con las cuales mantiene notorias diferencias, cuando la mínima ética periodística debiera hacerle pensar que lo comprenden las generales de la ley”, para culminar diciendo que la falsedad que publicó La República lo exhibe como “un oportunista y dañó mi imagen”.

    Ese mismo lunes, Reg S.A. encomendó a Horacio Loriente, personal jerárquico de la empresa, que le preguntara a nuestro cronista sobre la veracidad de su información, otorgándole el derecho de defensa natural que posee todo trabajador ante una acusación de falsedad y de concusión entre los intereses personales y los intereses profesionales.

    El cronista Gabito fue convocado el lunes 24, el martes 25 y el miércoles 26 se le informó que era el último día que se le citaba para defender su posición. En ninguno de esos tres días compareció por lo que, el funcionario asignado a la investigación del caso, procedió a escuchar la grabación, a desgrabarla, a cotejarla con lo publicado en La República y a sacar las conclusiones del caso, elevando su informe a la dirección del diario.

    Las conclusiones fueron:

    1) El cronista de La República mintió. Atilio Garrido en ningún momento de su discurso mencionó las eliminatorias de 2014.

    2) El cronista de La República mantiene una pública confrontación con Garrido a quien acusa de su despido en el diario Últimas Noticias, y con la empresa Tenfield S.A. con quien ha mantenido incluso diferendos penales.

    3) El cronista de La República ha utilizado las páginas de nuestro diario para incidir en sus diferendos personales con el periodista Garrido, con el señor Francisco Casal y con la empresa Tenfield S.A.

    4) El cronista de La República ha ocasionado en esta oportunidad un grave daño de credibilidad al diario en que trabaja, publicando una noticia falsa, que provocó la reacción contra nuestro diario, por parte del damnificado.

    5) El cronista de La República no se ha retractado de esa noticia falsa que publicó burlando la buena fe de la dirección que creyó en su información.

    6) El cronista de La República se negó durante tres días seguidos a concurrir a la empresa para explicar la veracidad de la información publicada.

    El informe fue elevado a la dirección quien dada la gravedad de la situación y el momento de cambios societales, que se están produciendo en la empresa, lo elevará al nuevo directorio para que sea éste quien adopte la decisión final.

    Recibido el informe, un nuevo y gravísimo hecho fue protagonizado por el cronista Gabito.

    En el día de ayer formuló declaraciones en un periódico de la competencia, el semanario Búsqueda, notorio adversario de nuestro diario, con el cual hemos confrontado incluso en acciones penales, afirmando que el diario La República censura informaciones, acusando además al director del diario plural, con nombre y apellido, de similar conducta, abrogándose el derecho de decidir qué es o deja de ser noticia, para culminar entregándole al periódico de la competencia, copia de los mails internos que le fueron dirigidos cuando se le convocó a defender la información que publicó.

    Su conducta violatoria de los más elementales deberes de lealtad laboral, en contradicción con toda la doctrina y la jurisprudencia nacional e internacional sobre las obligaciones del trabajador hacia la empresa contratante, serán incluidas en el informe que considerará el Directorio.

    Se deja constancia que esta triple conducta, de publicar informaciones falsas, aprovecharse de las páginas del diario para atacar a personas o instituciones con las que mantiene conflictos personales, incluso judiciales, confundiendo los intereses y rivalidades personales con las obligaciones profesionales a su cargo, acudiendo a periódicos de la competencia para criticar a la empresa en la que trabaja y a su director, brindándole incluso información reservada de los trámites empresariales, no ha tenido ningún precedente en los 23 años de vida del diario La República.

    La gravedad de la situación nos convoca, a no adoptar ninguna decisión de inmediato, convocar al departamento jurídico para que de su opinión sobre el caso y resolver en definitiva, salvaguardando los principios que rigen nuestra actividad profesional.

    Es de destacar que el cronista, protagonista de estos insólitos hechos, integra la representación interna del personal, lo que agrava su situación, ya que un delegado sindical debiera ser el primero en cumplir con ética y credibilidad las funciones a su cargo, salvo que estime que sus fueros implican su salvoconducto de impunidad para hacer lo que quiera violando la deontología profesional y los principios más señeros del periodismo que ejercemos con dignidad.

    Montevideo, 28 de enero de 2011.

     

    Federico Fasano Mertens

    Director General

    Suscribíte a nuestros titulares por e-mail

    Recibí todos los días en tu correo las últimas noticias de LARED21

    Publicá tu comentario