Domingo 20 de Abril, 2014
  • Ingresar
  • Registrarse
  • Testigo está dispuesto a declarar ante la Comisión para la Paz

    "A Arpino lo mataron a golpes en Boiso Lanza"

    "A Miguel Arpino, cuyo nombre figura en la lista de las personas detenidas-desaparecidas durante la dictadura militar, lo mataron a golpes de cachiporra en la base aérea Boiso Lanza en abril de 1974, a pocos metros de donde estábamos yo y otros presos", afirmó ayer a LA REPUBLICA el ex dirigente sindical Walter Miranda, quien estuvo recluido en cárceles militares durante casi nueve años.

    Martes 19 de septiembre de 2000 | 00:00
     <DT>Walter
Miranda, ex dirigente sindical, estuvo detenido en la perrera del cuartel junto a Miguel
Arpino. Cree que su cuerpo est

    Miranda, de larga y destacada actuación en el sindicato de los trabajadores de la pesca, dio detalles precisos sobre la muerte de Arpino, con quien integró un grupo de militantes de izquierda que operó clandestinamente entre 1972 y 1974.

    En un dramático relato, que incluyó su propia experiencia y las de otros prisioneros políticos de aquella época, Miranda dijo que está dispuesto a testificar ante la Comisión para la Paz sobre el caso Arpino:

    “Iré a la Comisión y a cualquier otro organismo que me llame para decir lo que yo sé acerca de la muerte de este compañero”, dijo en la entrevista que concedió en San Luis, Canelones, unos 62 kilómetros al este de Montevideo.

    El “caso Arpino” fue presentado el 24 de agosto a la Comisión para la Paz por la Asociación de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos. La organización había recibido la primera denuncia de la familia tan sólo dos meses atrás y, tras algunos chequeos, fue incluido en la lista de uruguayos desaparecidos.

    De acuerdo con las declaraciones de Miranda, los hechos que desembocaron en la muerte de Arpino, obrero de la construcción, comenzaron en 1972, cuando ya había llegado a su máxima expresión la ofensiva de las fuerzas armadas contra la guerrilla, el movimiento sindical y los partidos políticos:

    “En esas difíciles circunstancias –narró Miranda– un grupo de personas que considerábamos que todo se estaba cayendo, iniciamos la formación de un nuevo grupo para hacer algo, sobre la base de buscar esencialmente gente obrera.

    El grupo estaba integrado mayoritariamente por ex militantes del Partido Comunista, entre ellos yo. Sabíamos a qué nos enfrentábamos.

    Estábamos luchando contra el sistema y no esperábamos que los militares nos dieran caramelos.

    Eso lo teníamos muy claro, y especialmente en aquel momento, cuando la represión era durísima.

    Miguel estaba en el grupo, que poco a poco fue creciendo y fortaleciéndose ideológica y políticamente”.

    En abril de 1974, el grupo sufrió un golpe durísimo. Varios de sus integrantes fueron arrestados en redadas sucesivas entre ellos Arpino. Miranda fue uno de los detenidos en esos operativos:

    “Efectivos de la Fuerza Aérea asaltaron mi casa de Delta del Tigre, de noche. Rompieron la puerta a patadas y me sacaron desnudo a la calle. Mientras me llevaban, yo escuchaba que gritaban ‘¡Matalo ahí, matalo!’. Me encapucharon, me tiraron adentro de la camioneta y me llevaron a Boiso Lanza. Allí me torturaron durante once días seguidos. Como yo no decía nada, me llevaron hasta donde estaba mi responsable en el grupo, que también había caído por esa fecha, y le dijeron: ‘Mirá, te vamos a mostrar a este negro que se está dejando matar’. Entonces no tuve más remedio que admitir que yo estaba en el grupo. Eso fue lo único que dije.

    Algunos compañeros que no habían caído lograron salir al exterior. Yo estuve casi un año en Boiso Lanza y después me trasladaron al Penal de Libertad”.

    Perrera y muerte

    Miranda reveló que él, Arpino y otros prisioneros fueron torturados en la perrera de Boiso Lanza:

    “A los presos que íbamos cayendo nos llevaban a la perrera de la base. Nos metían en las casillas de los perros. En ese lugar nos torturaban.

    Nos dejaban allí hasta que querían, rodeados por los perros, que andaban sueltos. Después nos llevaban a otro lado. Cuando sucedió lo de Miguel, había unos 15 presos en la perrera, entre ellos yo.

    En otro local había 30 detenidos que ya habían pasado por la tortura. Nos daban de comer lo que sobraba. Primero comían los militares y el resto se lo daban a los perros y a nosotros. Ese era el orden. Primero los militares, después los perros y en último lugar, nosotros.

    Mientras yo estaba allí fue que mataron a Miguel. El era un hombre muy fuerte, acostumbrado al trabajo pesado.

    Un día, durante el período de tortura que estábamos sufriendo, rompió las esposas. Tiró y tiró hasta que las rompió.

    Los militares se asustaron. Nunca habían visto hacer eso a un hombre.

    Entonces reaccionaron pegándole. Le pegaron con las cachiporras que tenían. Estaban muy nerviosos y le dieron con todo, entre varios, durante un rato larguísimo. Estaban como desesperados y le pegaban cada vez más hasta que se pasaron de mango y lo mataron. Yo pienso que no lo querían matar. Por ahí de repente hay un matiz con lo que fueron la represión argentina y la brasileña. Lo mataron de asustados. Después se dijo que lo habían enterrado en el Cementerio del Norte, en una de esas tumbas sin nombre, pero no me consta. Lo que sí sé es que lo mataron a golpes en Boiso Lanza”.

    Denuncia reiterada

    Tras ser liberado, Miranda salió al exterior, donde denunció lo que había ocurrido con su compañero y amigo. Sin embargo nada ocurrió y sólo recientemente Arpino fue incluido en la lista de detenidos-desaparecidos. En sus declaraciones, Miranda, pescador artesanal que vive modestamente en la Costa de Canelones, subrayó que ninguno de los otros grupos desmantelados por las fuerzas armadas ni tampoco los partidos políticos se han ocupado hasta hoy del caso de Arpino: “Nunca hablaron de él. No lo reivindicaron como preso y ni siquiera como muerto en la lucha de aquellos años. Lo mismo ha sucedido en otros casos similares. Si yo hablo de esto ahora es exclusivamente para contribuir a que se sepa lo que ocurrió con este compañero”. Miranda está dispuesto a declarar ante la Comisión para la Paz y en cualquier otro ámbito: “Iré adonde sea necesario ir para que se investigue a fondo el caso de Miguel”, afirmó.

    Suscribíte a nuestros titulares por e-mail

    Recibí todos los días en tu correo las últimas noticias de LARED21

    Publicá tu comentario