Entrevista exclusiva

Álvaro Delgado: Hay una nueva mayoría que quiere cambiar

Álvaro Delgado dijo que en caso de ganar el Partido Nacional, la intención es comenzar las auditorias en el Estado durante la transición y confía en que será el presidente Tabaré Vázquez quien se ponga enfrente de la misma para abrir todos los números del Estado. Luego del debate presidencial, y en duros términos, Álvaro Delgado respondió a Daniel Martínez que lo criticó por haber tenido un campo del Instituto de Colonización.

alvaro-delgado1

-¿Cómo reciben estos sondeos de opinión pública que los ubican ganando la elección nacional?

La gente dio un mensaje muy fuerte, que es que hay una nueva mayoría que quiere cambiar

Entrevista con el senador electo por el Partido Nacional, Álvaro Delgado.

Publiée par Lared21 sur Vendredi 15 novembre 2019

-Ganar se gana el día de la elección (24 de noviembre) no hay nada ganado. El 27 de octubre ocurrieron dos cosas, la gente dio un mensaje muy fuerte, que es que hay una nueva mayoría que quiere cambiar. Más de 6 de cada diez uruguayos eligieron cambiar y el FA pierde casi 200 mil votos. Lo segundo es que generaron una oportunidad, lo que sucedió esa noche y los días siguientes, es consecuencia de lo que fue sembrando Luis, tanto en las relaciones personales, como en las coincidencias políticas con los Partidos de la oposición. No es casualidad que la noche de la elección, los candidatos de los otros partidos (Mieres, Manini Rios, Novick y Talvi) salgan a decir que apoyan a Luis Lacalle Pou en el ballotage. No fue casualidad, fue consecuencia de un proceso de coincidencias que Luis (Lacalle Pou) fue creando, primero en no calificar y luego hablar de coincidencias, aun cuando estábamos en competencia, pero esperábamos que fueran cooperantes después del 27. Durante toda la campaña, mostró el programa del Partido Nacional que se llama “Lo que nos une” y mostraba los programas de gobierno de los Partidos de la oposición, subrayados en las coincidencias. No fue casualidad que la institucionalidad de los partidos de la oposición decidieran apoyar formalmente la fórmula del cambio: Luis Lacalle Pou y Beatriz Argimón. Y es histórico que 12 días después de la elección, pudiéramos generar un documento llamado “Compromiso por el país” que son las bases programáticas de un gobierno de coalición. Es el común denominador mínimo del rumbo en materia de seguridad, empleo, inserción internacional y educación, que además asegura la mayoría parlamentaria, que es clave e importante, incluso decisiva. Esta coalición que es histórica, no hay antecedentes en el país, asegura 56 diputados y 17 senadores más Beatriz (Argimón) como vice presidenta, es decir 18. El gobierno tendrá fluidez y operatividad en el Poder Legislativo, cuestión que el FA no puede ofrecer. En el ballotage pasado (2014), lo vivimos a la inversa, cuando (Tabaré) Vázquez por 4.000 votos obtuvo la mayoría parlamentaria, era muy difícil, gente que había votado a los partidos de la oposición, después votó estabilidad. Vázquez decía “no quiero que me bloqueen el país, quiero fluidez en el gobierno” y mucha gente que había votado con corazón en octubre, votaba con la razón en noviembre. Es decir, votaba por la estabilidad. Ahora muchos de los que votaron a (Daniel) Martínez, ahora votarán a Luis (Lacalle Pou) porque entre otras cosas, es el único que puede ofrecer gobierno.

-Gobernar en coalición no será sencillo. Una cosa es firmar un documento, otra llevarlo a la práctica. La experiencia indica, que en momentos complicados que todo gobierno tiene, los “socios” se empiezan a bajar. Esto ya sucedió y el Partido que ganó, luego se queda solo ¿Cómo “tejer” estos acuerdos, para que ello no ocurra?

El mensaje es “hay una nueva mayoría y es plural”

-No va a ocurrir. Hay una convicción fuerte de estar a la altura de las circunstancias. Llegamos al día de hoy, luego de 15 años de gobierno del FA, tuvo mayoría propia y bonanza económica, si llegamos a esta situación no es porque el FA no pudo, lo que no hizo fue porque “no quiso o no supo”, tuvo todos los instrumentos. En el país hay cierto grado de hartazgo, necesidad de recambio, de aire fresco, es una especie de grito de libertad, donde no hay una sola verdad, sino que puede haber varias verdades, que pueden confluir. El mensaje es “hay una nueva mayoría y es plural”. Lo que conseguimos fue un acuerdo primario, seguramente iremos por más porque hay más coincidencias. Un acuerdo que además tendrá su correlato en el Poder Ejecutivo. En la crisis más complicada de 2002, cuando el Partido Nacional retiró sus ministros, siguió dando mayoría al gobierno (Jorge Batlle) en el Parlamento. Lo más importante es cumplir con los objetivos y las metas que nos propusimos. Declarar la emergencia por el problema de la seguridad, combatir la delincuencia, el narcotráfico, bajar los niveles de desempleo, ahí está gran parte del compromiso.

-¿Qué temas se prevé colocar en una ley de urgente consideración? El FA dice que no se sabe que es lo que se quiere hacer.

-Todas estas herramientas están dentro de la Constitución y desde el regreso a la democracia la usaron Sanguinetti, Mujica, Vázquez, Lacalle, es decir todos. Tiene dos restricciones, que no contenga normas presupuestales y tampoco normas que requieran mayorías especiales. Tiene un periodo limitado en cada Cámara de 45 días. Tiene coincidencia con los días que tiene el Parlamento para tratar el Presupuesto. Habrá ley de urgencia porque entendemos que hay temas que son urgentes, no será la única, habrá otras leyes y luego estará el Presupuesto Nacional. Entendimos que los primeros 5 meses de un gobierno son claves. Tenemos que encauzar al Uruguay hacia donde la gente voto, y la gente votó un cambio, y dar un mensaje muy firme. Son meses donde no hay mucha producción legislativa, y nosotros lo que dijimos fue, vamos a preparar una ley de urgente consideración, donde habrá temas diferentes, esta ley aún no está redactada. La redactaremos en acuerdo con los socios de la coalición de gobierno. Luego tendrá debate y enriquecimiento parlamentario como corresponde. Pensamos poner temas muy diferentes como “la legítima defensa del policía” para que el policía pueda actuar y darnos garantías de seguridad o la derogación de la obligatoriedad de la inclusión financiera. Hay cuestiones que tienen poco que ver entre sí, y que estarán en la ley  para que sea aprobado de forma perentoria.

-¿Será “gatillo fácil” para la policía?

Será una policía que actúe y que tendrá el respaldo político y jurídico que hoy no tiene.

-De ninguna forma, será una policía que actúe y que tendrá el respaldo político y jurídico que hoy no tiene. Jurídico significa cambios en la Ley Orgánica Policial, también alguna norma para cambiar el Código del Proceso Penal (CPP) y respaldo político no solo en el accionar sino también en las políticas de seguridad. La idea es volver a las comisarías -el FA lo que hizo fue concentrar, desestimó las comisarías barriales, las del interior, la comunitaria-, descentralizar la policía y tener un Ministro del Interior, y Jefes de Policía que tengan metas y objetivos y que se hagan cargo. Lo que queremos es hacernos cargo.

-Volviendo a los socios de la coalición ¿Cuánto le preocupa las exigencias que tenga Cabildo Abierto a la hora de conformar el gabinete?

-En la coalición definimos dos cosas, tenemos un documento y nos vamos a regir por él, vamos a mantener los Consejos de Salarios y la Negociación Colectiva, también está claro que vamos a mantener la “agenda de derechos” y hacia dónde irá la seguridad, la inserción internacional y la educación. Este documento lo firmaron los 5 partidos, podrá haber iniciativas personales, pero el correlato en el Poder Ejecutivo, la participación en el Ejecutivo, lo definiremos una vez que se pueda ganar el ballotage. Para ganar aún quedan 8 días.

-Desde el gobierno se ha señalado que para reducir el déficit fiscal hay que reformar la seguridad social ¿El Partido Nacional prevé hacerlo en diálogo con los movimientos sociales?

 

Para la Reforma de la Seguridad Social, crearemos un grupo multipartidario y  será en diálogo con las organizaciones sociales para que tenga el mayor consenso. Aspiro a que también coincidamos en este tema con el FA. La premisa será que no habrá pérdida de ningún derecho adquirido

-El déficit fiscal se reduce por varias vías, mejorando el gasto y ahorrando, sobre todo el gasto superfluo, suprimiendo cargos de confianza, vacantes no esenciales. El ahorro de 900 millones de dólares tiene dos objetivos, uno es bajar el déficit, que está en 5 puntos del producto, el gobierno deja un déficit de 5 puntos, más de 8 millones de dólares por día el gobierno pide prestado afuera para abrir el Estado. Tenemos un desempleo creciente, casi 200 mil uruguayos sin empleo, otro tanto con subempleo. La reforma de la Seguridad Social lo tenemos que abordar. Me parece sano que todos los partidos lo plantearan. Los efectos no serán inmediatos. Para la reforma crearemos un grupo multipartidario en diálogo con las organizaciones sociales, para hacer una reforma que tenga un amplio consenso. Aspiro a que también coincidamos en este tema con el FA. La premisa será que no habrá pérdida de ningún derecho adquirido.

-La presencia de Guido Manini Ríos en el gobierno de coalición ¿vuelve intocable el Servicio de Retiro de Jubilación y Pensión Militar?

-Ya se reformó en esta legislatura.

-¿No hay que tocarla?

-Lo veremos, se modificó hace tiempo atrás.

-El déficit que causa este Servicio es prácticamente el mismo monto que el Partido Nacional plantea ahorrar. ¿Es así?

-El déficit esta entorno a los 400 millones, no es una Caja sino una Unidad Ejecutora del Ministerio de Defensa. Todos fuimos responsables de ese déficit, con las leyes fuimos desestimulando y bajando el número de efectivos y de la relación de 2 activos y 1 pasivo que había en 1984 hoy es a la inversa, todos somos responsables y este tema estará sobre la mesa. En estos 15 años aprendí mucho y nada será “aprepo”, este gobierno se empezó a dar cuenta que fue muy soberbio, usamos demasiado las mayorías propias. No hay que entusiasmarse con las mayorías propias, se lo digo siempre a los socios de la coalición. Esta mayoría no es de un único partido, esto está bueno porque te obliga  a negociar. No habrá una sola verdad, habrá 5 que confluyen, así y todo hay que abrir la cabeza, no quiero hacer lo mismo de lo que me quejé todo este tiempo.

-Ernesto Talvi ha dicho que fue un error no incluir en el acuerdo de la coalición un capítulo dedicado a ciencia, tecnología y la Universidad. ¿Coincide, fue un error, es un debe?

-No escuché a Talvi. Este acuerdo se hizo en 12 días sobre la base del programa del Partido Nacional. Avanzamos en las coincidencias y nos pusimos de acuerdo en 13 puntos, habla de la cultura, de la tecnología, quizás hay que profundizar y seguramente lo haremos.

-En la campaña anterior hubo un compromiso de otorgar un 1% del PIB para ciencia y tecnología ¿Usted cree que hay que renovar ese compromiso?

-Tenemos que apostar a ciencia, tecnología, al desarrollo, cuanto del presupuesto no lo sé, tendrá que ser prioritario en el Presupuesto Nacional. Las agencias que se crearon en este gobierno hay que potenciarlas, hay cuestiones que hay que modificar. El gobierno del FA no cumplió el compromiso presupuestal y las mayorías para aprobarlo la tenían. Con Luis, hemos visitado todos los institutos de investigación, y tenemos un compromiso muy fuerte con la ciencia, la tecnología y el desarrollo.

-Volviendo a la campaña electoral y con la presencia de las “redes sociales”, como nunca antes se han generado situaciones de intolerancia. ¿Cuánto le preocupa a pocos días del ballotage?

Veo mucha gente muy nerviosa por dejar el poder

-Me preocupa mucho, los nervios juegan y la campaña se empezó a crispar. Veo un Daniel Martínez que no lidera su Partido, le “intervinieron” la campaña y no tiene mayorías parlamentarias. Veo mucha gente muy nerviosa por dejar el poder. Desde el regreso a la democracia, ha habido alternancia y nunca he visto  tanto nervio por dejar el gobierno. Hay dichos premonitorios de cosas que van a pasar y algunos hacen una incitación para que pase, hay actores con responsabilidad institucional que actúan así. Las redes son un micro mundo, pero permea mucho en los jóvenes principalmente. Hay mensajes de descalificación y de odio y eso me preocupa mucho. Se puede discrepar pero hay formas y formas, y el que se utiliza en las redes no lo comparto.

-¿Sí el Partido Nacional gana cual es el mensaje para una persona que tiene deudas en dólares?

No ganará el Partido Nacional, sino que ganará el gobierno una coalición liderada por el Partido Nacional

-No ganará el Partido Nacional, sino que ganara el gobierno una coalición liderada por el Partido Nacional. Nosotros en el tema del dólar seremos muy cuidadosos. Estuvimos con los deudores del BHU por lo que ha sido la evolución de la Unidad Reajustable, hay un proyecto de ley que el FA no ha querido tratar. En el dólar hay que administrar un proceso mundial y regional, pero cuando lo retenés hacia la baja, complicás mucho a los actores que comercian en dólares. El Uruguay es caro y dejó de ser competitivo y eso repercute no solo en el que exporta sino en toda la cadena hacia atrás. Parte de este proceso, tiene que ver con las auditorias que vamos a hacer si llegamos al gobierno. Presumo que hay cuentas en el Estado que no se ven en el Presupuesto, hay empresas públicas, y sociedades anónimas de propiedad estatal. Lo conoceremos a través de auditorías, digo más, la idea es comenzar en la transición, y estoy convencido que será una transición muy republicana y confiamos plenamente que será el Presidente Tabaré Vázquez que se ponga al frente de la misma, abriendo todos los números del Estado.

En el debate presidencial, el candidato Daniel Martínez recordó que hace pocos días “el gobierno logró recuperar, por vía judicial, un campo que tenía desde el año 1994 el actual el senador del Partido Nacional, Álvaro Delgado, quien en aquel entonces era secretario del Ministro de Transporte y Obras Públicas”. Martínez agregó: “No cumplía ninguna condición para ser colono, porque el Estado trata de ayudar a quienes realmente necesitan. Pero Delgado lo consiguió en base a una tarjetita. Ese no es el Uruguay que yo quiero”.  ¿Cuál es su opinión de lo que dijo el candidato presidencial del Frente Amplio?

-Pasó un límite que no se puede pasar, no vale todo para ganar un voto. Es una bajeza y una mentira, porque además no estaba el implicado para defenderse y decir la verdad. Me sorprendió, conocí a otro Daniel Martínez cuando él era ministro de Industria y yo presidente de la Comisión de Industria de Diputados, cuando Raúl Sendic era presidente de ANCAP. La mentira lo descalifica a él.

Cuando tenía 18 años y era estudiante, me inscribí en el Instituto de Colonización, cuando me recibí trabajé en Paysandú, yo no tenía un campo en ese tiempo, había un campo e hizo una transferencia autorizada por Colonización y pagando la deuda del colono anterior. Con un préstamo de mi padre, era un campo que estaba abandonado y junto con mi mujer lo levantamos y lo trabajamos. Eso ocurrió el 97 y no en el 94 como dijo Martínez.

Cuando fui electo diputado, durante el gobierno del FA me inspeccionaron y los informes fueron favorables. En 2010 me pusieron una renta preferencial y pasé a pagar 70% más que el resto, porque no estaba ahí. Y no estaba ahí porque era legislador, iba todas las semanas. Pagué regularmente la renta diferencial que fue ratificada en este gobierno. Tenía derecho a explotarlo pagando dicha renta. Siendo diputado no tenía restricciones para ser colono.

Después de la denuncia que hicimos de ANCAP cambió el criterio del Instituto de Colonización y yo entregué el campo. Nueva mentira de Daniel Martínez no lo quita la Justicia, lo entregué yo. El que va a la Justicia soy yo, con las manos libres al Tribunal de lo Contencioso Administrativo para denunciar la arbitrariedad. Y la mentira que más me dolió, porque que me ataquen a mí que estoy en política, en la “trinchera” soy crítico, pero tengo límites, y tengo ética, soy crítico con las ideas, pero no con temas personales y menos aún utilizando mentiras y menos mencionando familiares. Y me dolió que dijera que el campo que yo arrendaba estaba pegado al de mi suegro, cuando en Paysandú mi suegro nunca tuvo, ni una “maceta”. Así no se ganan las elecciones, y tampoco vale todo. Lamentablemente vimos al peor Daniel Martínez y en definitiva demuestra que no tiene condiciones personales, ni morales, porque no le doy autoridad moral para que sea Presidente de la República.

Fasano: Ha llegado el momento de una nueva epifanía del Frente Amplio

Creo estar soñando una pesadilla. Me despiertan las fanfarrias de la obertura de una restauración…

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje