JUAN RAÚL FERREIRA

Ferreira: “El Partido Nacional tomó un rumbo que poco tiene que ver con el Wilsonismo”

En diálogo con LARED21, dijo que el año que viene publicará un libro de entrevistas, una de ellas fue a José Mujica. Ferreira contó que Mujica le dijo que “una de las desgracias del siglo XX es que Wilson no haya sido Presidente”.

Hace algo más de un mes que usted adhirió al FA y al Espacio 609. ¿Cómo han sido estos primeros momentos?

Me siento a gusto, encontré mi “nido”, me siento en mi hogar desde el punto de vista político, tomo una decisión que sé que puede afectar a terceros y que en el pasado las tomaba en el estar de mi casa, tomando mate con amigos, con mis hijos, pero poder colectivizar mis decisiones me da una gran tranquilidad. Me siento a gusto, en un lugar donde se colectivizan las decisiones, donde se discute con respeto, con alegría, son divertidas, hay camaradería, solidaridad personal, además del sentimiento de responsabilidad de conducir conjuntamente un movimiento grande e importante.

¿Usted se siente “un poco héroe y un poco villano” con la decisión que tomó?

“Tengo amigos de toda la vida que dejaron de saludarme o que me escriben insultos en las redes (sociales) porqué, porque no estamos en el mismo Partido”

Para nada, incluso me llama la atención la “sobre dramatización”. Hay Partidos que invitan a gente de otros partidos a que se incorporen a sus filas, pero cuando se les va uno hay que acusarlo “de traidor, de sinvergüenza”. Dejar un Partido (Nacional) donde milité 52 años no es fácil, y en el mundo de hoy es más difícil, hoy se mezcla más que antes la coincidencia política con la relación personal. Tengo amigos de toda la vida que dejaron de saludarme o que me escriben insultos en las redes (sociales) porqué, porque no estamos más en el mismo Partido. Me crie en otro Uruguay, en otros ámbitos y con otros valores. De la Lista 400 (PN) donde militaba mi padre (Wilson Ferreira Aldunate) se fueron al Partido Comunista (del Uruguay) tres amigos de él, Paco Espínola (escritor y periodista 1901 – 1973) Luis Súarez de Netto (Diputado FIDEL – FA) y Luis Pedro Bonavita (escritor 1903 – 1971). La amistad personal no se interrumpió. Incluso recuerdo, las bromas que se intercambiaban con Paco Espínola. Algunas las repetí tanto en el exilio que Rúben Yañez (actor y director 1929 – 2015) escribió un libro. A mí me sorprendió mucho como se pasa del compañerismo al odio. Ellos reciben gente de otros partidos y esos están bien, y los reciben después de negociar, allá ellos, posiciones en las listas. En mi caso, se puede estar de acuerdo o en desacuerdo con mi decisión, pero no digan que me “vendí” por un cargo. Decir esto, revela una gran ignorancia, siendo legisladores, porque la ley que creo la Institución de Derechos Humanos prohíbe a todos los que integraron su Consejo Directivo participar como candidatos en la próxima elección (octubre 2019) u ocupar cargos de confianza política. Cuando salgo al interior y converso con la gente, me tranquiliza que sepan que estoy dispuesto a recorrer cada rincón del país “como si fuera candidato a presidente” pero no está en juego otra cosa que la necesidad que tengo de decir mis verdades. Después de muchos años de distanciamiento, este ha sido un proceso largo, y no me siento identificado con ninguna de las posturas que ha adoptado el Partido Nacional.

¿Cómo fue ese proceso de distanciamiento?

“El Partido Nacional tomó un rumbo que poco tiene que ver con el Wilsonismo”

El proceso empezó el día después que murió Wilson (15 de marzo 1988). Recuerdo una conversación profunda que mantuve con el ex Presidente Jorge Batlle, con quién no tenía una gran amistad, y en pleno velatorio tomamos un café y me relató todo lo que iba a pasar dentro del Partido Nacional. Primero un “ninguneo”. Me vi obligado a sacar listas propias y ganar, contra todo el “aparato” del Movimiento Por La Patria. Se “afeo” la relación, este es un tema más personal, con el que aprendes a convivir. Luego, el Partido Nacional tomó un rumbo que tiene muy poco que ver con el Wilsonismo, a tal punto que en el pasado, y lo hice público en la segunda vuelta, voté por el candidato del FA (José Mujica). No entiendo como alguien puede sentir que yo encuentre un espacio “Wilsonista” en un Partido donde el Presidente de la Junta Departamental de Tacuarembó (José Felipe Bruno PN) cree que en Uruguay tiene que venir una dictadura para “acomodar la conducta de estos pichis”, como puedo creer que esto es Wilsonismo, y todavía el Presidente de la Cámara de Diputados Jorge Gandini le entrega de premio una medalla. Como puedo sentir que hay un espacio Wilsonista, cuando lo más revolucionario que hizo este país, donde Pepe (Mujica) lo interpreta muy bien, son los proyectos de la Comisión de Inversiones y Desarrollo Económico (CIDE)   del año 1955. Recientemente en un acto en el Palacio Legislativo donde se homenajea los 55 años de dichos proyectos, donde había gente de un solo color político, menos Enrique Iglesias que debe haberse sentido incómodo. En la CIDE, junto a Wilson, participaron Alberto Curiel, Enrique Iglesias, Danilo Astori, también colorados como Ricardo Zerbino. Mujica lo dice muy bien “fue el intento de cambio estructural más importante de la historia del país”. Entonces si hay un líder político que sostiene esto ¿cómo no va a ser invitado?  Allí se dijo que los proyectos de la CIDE fueron “el estribo liberal de la política económica de la dictadura” ¿Cómo puedo integrar un Partido que dice que el diario “El País” es el paladín de la democracia desde su fundación?, cuando a nosotros nos trataba de comunistas cuando estábamos en el exilio. Sacaron la foto de Wilson de frente y de perfil, cuando fue requerido por la justicia militar, pidiendo la colaboración de la población para dar con su paradero. A esta altura, el silencio con respecto al fenómeno de Jair Bolsonaro, como puso un amigo en las redes “Hitler se mudó al barrio”, el silencio de todo lo que no sea Venezuela  y Nicaragua. La OEA declara nulas las elecciones en Honduras ¿Quién ha dicho eso? ¿Quién sabe que el Presidente de Honduras (Juan Orlando Hernández) es ilegítimo? Sin embargo, participó de la reunión de presidentes del Grupo de Lima, para eso no hay ningún inconveniente, sin embargo, si es Nicolás Maduro, o alguno de los Castro sale el Secretario de la OEA (Luis Almagro) con el apoyo de muchos países, no del Uruguay, a decir que no pueden participar de la reunión ¡¿Porqué tiene que opinar la OEA quién va a participar de la reunión del Grupo de Lima?! Sobre todo esto el Partido Nacional guarda silencio, que no se condice con la manera que tengo de sentir la realidad del mundo.

¿Usted asemeja la figura de Wilson con la de José Mujica?

“Hay pocos líderes políticos en Uruguay que conozcan con la profundidad que conoce él (Pepe Mujica) el proyecto de país de Wilson”

Muchas veces me dicen “tu decís que en el Partido Nacional no hay Wilsonismo ¿entonces el Frente Amplio es Wilsonista?”. Esta pregunta planteada así es tramposa. Lo que yo ubico es al Wilsonismo en el progresismo nacional y el progresismo nacional en el FA y no en otro lugar. El año que viene daré a conocer un libro que estoy escribiendo con otro colega, donde le hacemos una entrevista extensa a Pepe Mujica. En Uruguay hay pocos líderes políticos que conozcan con la profundidad que conoce él, el proyecto de país de Wilson. En el principio de la entrevista, señala que una de las desgracias del siglo XX es que Wilson no haya sido Presidente. Explica el proyecto de reforma estructural de Wilson, el proyecto productivo, la extranjerización de la tierra, las sociedades anónimas no nominativas, y toda la matriz productiva agroindustrial exportadora que explicaba el proyecto de la CIDE. En lo personal, es lo más completo que encuentro más cercano al pensamiento de Wilson. Y muchos blancos en el interior encuentran eso también. No estoy diciendo que el FA sea el espacio Wilsonista, estoy diciendo que el FA un espacio progresista y el Wilsonismo es progresista y el Partido Nacional después de la muerte de Wilson fue hacia el conservadurismo y de allí a un neoliberalismo a ultranza que Wilson siempre condenó. Estoy convencido que en el mundo de hoy, después que das el paso a la derecha es muy difícil rebobinar. Vemos lo que está sucediendo en Brasil, donde hasta los “neonazis” toman distancia de Bolsonaro. “Como será la cañada, que el gato la cruce al trote”. Me asusta, me alarma el silencio que hay en el Partido Nacional sobre la figura de Bolsonaro. Hace unos días en Rocha un periodista me dijo “Usted dijo que el Dr. Lacalle Pou es de ultraderecha”, y yo no dije eso, lo que sí dije es que definido por la derecha, va a llegar a la elección con un discurso que representa los intereses de la ultraderecha, incluso porque hay una articulación internacional y regional que va en esa dirección.

Foto: Carlos Loría - LARED21
Foto: Carlos Loría – LARED21

 

¿Cómo observas la interna del FA y la definición de Mujica que dijo que no será candidato?

“Hay muy buenos candidatos y candidatas pero no tengo dudas que Mujica tiene que jugar un papel fundamental para lograr el triunfo del FA”

Lo hablé con Mujica y con los otros líderes del FA, sería hasta de mala educación recién llegado estar opinando sobre candidaturas. Pedirle el esfuerzo a Pepe (de ser candidato) es muy duro con él. Mujica se ganó un lugar en la historia de este país, pedirle que vaya por la revancha es muy fuerte, sobretodo además porque los países necesitan figuras que estén por encima del bien y del mal. De todas maneras, no voy a participar de la discusión de candidaturas. Me parece que hay muy buenos candidatos y candidatas pero lo que no tengo duda es que Mujica tiene que jugar un papel fundamental para lograr el triunfo del FA. Y no tengo dudas de que ha llegado el momento de renovación del sistema y del estilo de hacer política. En Uruguay se perdió la costumbre de discutir, la oposición se opone a cualquier proyecto que venga del gobierno, pero no lo hace del lugar de la argumentación sino de la descalificación. No hay discusión de ideas. Aparece en la prensa “Lacalle Pou dijo si sale Presidente se va del MERCOSUR”. Yo me formé en un país donde ese tipo de decisiones no se tomaban a puertas cerradas, se tomaba luego de asambleas, seminarios y encuentros para discutir el tema.

Lacalle Pou no dijo que se quiere ir del MERCOSUR sino de la UNASUR.

“Sí perdón, me refería a la UNASUR ¿Porque no nos cuenta? ¿Porque se quiere ir de la UNASUR? La noticia ocupaba un reglón”

Desde el Partido Nacional se ha criticado la postura de Uruguay respecto a Venezuela o la demora en condenar a Nicaragua. No creo que sea tan así en el caso de Nicaragua, incluso hubo una resolución del Senado cuyo texto fue presentado por la bancada del FA. Lo que hay que preguntarse cual es la posición adecuada para Venezuela. Por un lado se reconoce el fracaso del bloqueo a Cuba, por otro lado se propone para Venezuela lo mismo que se hizo con Cuba, el aislamiento, las sanciones económicas y todo esto para cumplir con los “caprichos” que vienen de EEUU. Lo que haría en Venezuela es tender muchos puentes de comunicación y lo que se está haciendo es que cuando un estadista europeo (Rodríguez Zapatero) plantea un puente de comunicación, se dice que está apoyando una dictadura que hay en Venezuela. Hay una gran queja por la situación humanitaria, pero si una empresa de medicamentos extranjera le vende medicamentos se expone a que le congelen sus cuentas en el exterior. Lo que me asombra de esta “obsesión” con Venezuela, porque no vale para otros países. En Guatemala elecciones fraudulentas, ante las miles de desapariciones que hay en México no se dice nada, son cifras muy superiores que las del enfrentamiento que hay en Venezuela. La gente que critica a Venezuela no está motivada por los derechos humanos sino por movidas geopolíticas.

¿Por qué un cuarto gobierno del FA?

“El Partido Nacional ponía “el modelo Macri” como el modelo de país que querían construir”

Un cuarto gobierno cambiaría la tendencia de América Latina, que con excepción de México, está llevando al continente a un despedazamiento que nos costará mucho reconstruir. El Partido Nacional ponía “el modelo Macri” como el modelo de país que querían construir. Ahora, a los 15 días de decir esto, se desmoronó el modelo económico y financiero de Argentina, no yo, ni una organización de izquierda, el FMI es el que está diciendo que los dos años siguientes serán peores, entonces no quiero que en Uruguay pase eso y cuando miro a lo que se ha llegado, el odio institucional que empieza en los dirigentes que a veces no son conscientes que eso baja a la gente una línea que luego termina en violencia. El más reciente es el “atentado” contra la Placa en homenaje a la memoria del Capitán de Navío Oscar Lebel. Un héroe de la resistencia, un gran amigo de Wilson que se expuso y se arriesgo hasta para meter en el país materiales de un partido que no era el suyo. Trajo al país las grabaciones de Wilson en el exterior. Cuando se produce el “atentado” a esta Placa tampoco escucho ninguna declaración de solidaridad del Partido Nacional. El Partido Nacional no se está dando cuenta, que se está embretando en la lógica de la derecha latinoamericana, después costará mucho salir. Si todo esto termina en un candidato al estilo Bolsonaro pero un poco más moderno, es una razón más para que la gente entienda porque no puedo estar ahí.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje