REFORMA

El Senado aprobó la reforma del Servicio de Retiro y Pensiones de las Fuerzas Armadas

La Cámara de Senadores aprobó, con los votos de los legisladores del Frente Amplio, el proyecto de Ley por el que se establecen modificaciones al Sistema de Previsión Social Militar, conocido como Caja Militar. Desde la oposición se consideró que la iniciativa “afecta derechos adquiridos”.

Foto: Dirección Nacional de Sanidad de las Fuerzas Armadas.
Foto: Dirección Nacional de Sanidad de las Fuerzas Armadas.

El Senado aprobó por 16 votos a favor en 26 parlamentarios presentes en Sala, la reforma del Servicio de Retiro y Pensiones de las Fuerzas Armadas.

La iniciativa, que partió del Poder Ejecutivo, proseguirá su trámite parlamentario en la Cámara de Diputados.

Desde el gobierno, el Movimiento de Participación Popular indicó que las Fuerzas Armadas “cumplen un rol fundamental en nuestro país: garantizar la soberanía y defensa de los intereses nacionales del Uruguay”. Por lo tanto, “hay condiciones objetivas que se aplican a su régimen de trabajo y que hacen difícil la equiparación con otras áreas”.

Ello explica, en parte, “las edades y las condiciones de retiro, que son un factor clave en el déficit que genera el Servicio de Retiros y Pensiones de las FF.AA”.

El MPP recordó, en su cuenta de Twitter, que el Estado uruguayo “garantiza la cobertura de las prestaciones y prevé la asistencia financiera necesaria para ello”.

Durante 2017, “la asistencia al BPS, la Caja Policial y al Servicio de Retiros y Pensiones de las FF.AA alcanzó unos 10 puntos del Producto Bruto Interno (PBI)”.

Solo la llamada “Caja Militar” llegó a casi 1 punto del PBI, según datos del Ministerio de Economía y Finanzas.‏

“Saliendo de la superficie de la consigna, lo que aborda el gobierno del Frente Amplio es una antigua deuda con todos los uruguayos en materia de equidad previsional. La reforma de la Caja Militar forma parte de los debes de nuestro sistema”, consideró el sector.

Desde el MPP se indicó que el proyecto “llama a cumplir con los compromisos de gobierno en materia de soluciones para el corto plazo”.

“Nos obliga también a poner en la mira el largo plazo en clave de desarrollo hacia un Uruguay soberano y con justicia social”, manifestó el sector.

Modificaciones

Quienes hayan cumplido 15 o más años de servicios militares, “mantendrán las condiciones de retiro actuales”.

Con menos de 15 años de servicio, ingresarán al “régimen de transición” de la nueva Ley.

Los porcentajes de la tasa de remplazo “son altos” porque se aplica también a los salarios bajos, fundamentalmente los de la tropa. Por ello “se propuso modificar la tasa a 85% para los grados más altos y mantenerla en 90% para los más bajos”.

La tasa de aportación patronal “se elevará del 15% al 19,5%” y la tasa de aportes del personal activo “subirá del 13% al 15%”.

El retiro voluntario acompañará las condiciones del régimen general del BPS: “60 años de edad y un mínimo de 30 años de servicio computados”.

Para el retiro obligatorio por edad, “se exigirán 22 años de servicios militares efectivos al personal subalterno y 25 años al personal superior”.

Revisar la Ley

Desde el Partido Nacional, el senador Jorge Larrañaga aseguró que es un proyecto de “daño permanente”.

“Hay un combo de circunstancias y hechos, que si bien marcan la necesidad de que al sistema previsional militar hay que ajustarlo, en algunos sectores del gobierno ha imperado hacia las Fuerzas Armadas un conjunto de prejuicios, estigmas y algunos resentimientos”, dijo el parlamentario blanco.

Acotó que “hay sectores dentro del propio gobierno que querían otra cosa”.

“Nos encontramos con una realidad de necesidad de ajuste previsional importante pero que debe hacerse en el marco global e integral del rol que las FF.AA puedan jugar y se están vulnerando los derechos adquiridos de manera sistemática”, denunció.

Larrañaga expresó que se lleva el rumbo de “acogotar a las Fuerzas Armadas”, y aseguró que “el daño que se infiere a la institución es tremendamente lesionante”.

Remarcó que con la reforma se les están cambiando las reglas del juego a más del 60% del personal que sostiene la defensa nacional, no ha estado en sintonía con las otras cajas y se ha hecho de espalda a los propios afectados.

“Clara y contundentemente prometemos revisar esta Ley, en caso de aprobarse y en el caso de que cambien las circunstancias políticas, porque la entendemos extremadamente injusta”, anunció.

Desde el partido colorado, Germán Coutinho dijo que el proyecto del Ejecutivo representa “un duro golpe para las fuerzas militares, institución que nació bajo las órdenes de José Artigas”.

“Creemos que el cambio es tan rotundo que alterará la disposición táctica y espíritu de cuerpo de las Fuerzas Armadas”, cuestionó el parlamentario.

Añadió que las consecuencias del proyecto “serán de proporciones insospechadas”.

“El fin de esta Ley tiene poco que ver con lo que se le atribuye y se va en procura de objetivos que desconocemos”, advirtió el legislador quien remarcó que la iniciativa afectará a 18.000 uruguayos a quienes “se les torcerá el destino”.

Por su lado, el senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, quien también votó en contra del proyecto, dijo que “antes es imprescindible discutir la reforma de la Ley Orgánica Militar”.

Denunció que “se han exagerado las cifras del déficit para dar urgencia al proyecto presentado por el gobierno”.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje