PORTLAND

ANCAP denuncia que conflictos gremiales ponen en peligro plantas de Portland

ANCAP denunció que el plan para mantener todas las plantas de Portland abiertas y lograr revertir los resultados negativos del negocio está en peligro debido a que desde el 9 de febrero la planta de Minas no ha producido por conflictos gremiales, en los que no se ha llegado a un acuerdo.

Foto: ANCAP.
Foto: ANCAP.

En las últimas horas ANCAP emitió un comunicado sobre la marcha del Plan de sustentabilidad del Portland.

El ente autónomo recuerda que en 2016 trazó un plan para “mantener todas las plantas de Portland abiertas y que a la vez logre revertir los resultados negativos del negocio”. Dicha iniciativa se ha denominado: Plan de Sustentabilidad de Portland, y tiene el objetivo equilibrar los resultados del negocio a fines del 2018.

“Lograrlo requiere un ajuste importante de los costos y algunas inversiones que permitan la mejora del proceso. Los avances del año 2017 consiguieron disminuir las pérdidas del negocio a la mitad a través de la reducción de costos de contrataciones y tercerizaciones, logrando para ello acuerdos con SUNCA. FANCAP apoyó este proceso bajo la consigna ‘el portland se defiende trabajando’ y permitió que se abasteciera la menguada demanda local con la producción de nuestros propios hornos casi en su totalidad, hecho que hacía algunos años no sucedía”, indica el directorio de la empresa.

A la vez recuerda que este año el desafío productivo para cubrir la demanda es mayor, “dado el repunte del sector de la construcción y de obras públicas en el mercado local así como la posibilidad de retomar las exportaciones”.

Por otro lado, ANCAP indica que “falta avanzar en optimizar los procesos de producción que permitan tener menores costos fijos y variables”.

El ente lamenta que “este plan está hoy en peligro, pues desde el 9 de febrero la planta de Minas no ha producido portland por conflictos gremiales en los que no se ha llegado a un acuerdo. En el fondo lo que está en discusión es la forma de trabajo”.

Desde ANCAP se ha insistido en que se debe “redoblar los esfuerzos para lograr los cambios necesarios”.

“La mano de obra por tonelada producida de cemento de las plantas de ANCAP está fuera de cualquier rango de benchmarking internacional. Se han encargado estudios independientes que han analizado la forma de trabajo y recomendado dotaciones de personal menores a las actuales, así como la introducción de mejoras en los equipos que permitan su uso en forma más eficiente”, se indica a través del comunicado.

Perjuicio

La falta de producción en Minas “ha generado un gravísimo perjuicio para la empresa, tanto en lo inmediato (pérdida de ingresos a la fecha por 3.4 millones de dólares) como en el mediano plazo (debido a la pérdida de participación de mercado y confianza de los clientes), beneficiando únicamente a la competencia”, denuncia ANCAP.

También asegura que “se han llevado múltiples instancias de negociación colectiva tanto a nivel bipartito como tripartito en DINATRA en las que FANCAP en su asamblea del sector Minas rechazó reiteradamente todas las propuestas, incluso aquellas acordadas entre los órganos de dirección de ambas partes”.

ANCAP reconoce que es necesario, por un lado, “el ingreso de personal externo en ciertas áreas operativas para cubrir vacantes generadas por jubilaciones y evitar la realización sistemática de horas extras”, y por otro, es necesario “cambiar el rol operativo mínimo por turno”.

En este sentido el 19 de abril el directorio estableció un nuevo rol operativo mínimo y aprobado llamados externos. Los ingresos se realizarán “bajo contratos de función pública”.

La administración asumió “la firme resolución de no aprobar ningún pasaje a funcionario público (permanente) para la unidad de Portland hasta que este negocio haya superado sus dificultades estructurales”.

Apagado del horno

Asimismo el pasado 22 de abril, luego de haber estado prendido el horno de Minas por 16 horas “tuvo que ser apagado por paros parciales del sector gremial, que no concedió una guardia operativa que permitiera mantenerlo prendido en condiciones seguras”.

“Esta actitud no demuestra el compromiso que exige la situación de Portland de ANCAP y afecta seriamente la integridad de las instalaciones provocando su deterioro”, aseguró el directorio.

Ante esta situación se ha resuelto “no volver a arrancar hasta que se pueda asegurar una producción continua en forma segura”.

ANCAP reitera su voluntad de “mantener operativas las plantas, pero en un escenario de mayor competencia en el mercado por el ingreso de nuevos productores se redobla la necesidad de producir en forma eficiente”.

“El compromiso con el plan de sustentabilidad es una responsabilidad de todos y, en el caso de que éste no se concrete en 2018, exigiría un replanteo estratégico”, advierte el ente.

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje