Imprimir

Partido Nacional rindió homenaje al semanario La Democracia, a Zumarán y a Murguía

El Partido Nacional rindió un sentido homenaje al semanario “La Democracia” y recordó a dos de sus históricos redactores de las “épocas duras”, como lo fueron Alberto Zumarán y Julián Murguía.

Entre 1981 y 1984 -en plena dictadura militar- Zumarán fue director y redactor responsable de la publicación y debió soportar numerosos arrestos con prisión.

Por su parte, el extinto Murguía era el autor de las contratapas, en las que con humor ácido, agudo e inteligente, denunciaba en forma permanente la situación que vivía el país.

El homenaje de este lunes 18 de diciembre se extendió a todos los periodistas y militantes que hicieron posible la supervivencia de aquella tribuna nacionalista que luchó por la libertad y el estado de derecho y que sufrió clausuras y agresiones permanentes del gobierno de facto.

El acto se llevó a cabo en la Sala de la Resistencia de la Casa del Partido Nacional. Hablaron el presidente del Directorio del Partido Nacional, Luis Alberto Heber, y Alberto Candau, integrante del staff de La Democracia.

Un espacio de libertad

Heber resaltó que nada mejor que Wilson Ferreira Aldunate haya elegido el nombre de “La Democracia” para bautizar a un semanario que lucharía contra la dictadura.

“Gracias Zumarán, gracias a Murguía, a sus familiares, al Partido Nacional, que genera estos hechos”, sentenció Heber.

Por su parte, Candau dijo que hablar de La Democracia, es referirse a “un espacio de libertad en momentos en que no se podía decir mucho”.

“En ella respirábamos aire puro en un país enrarecido por los dictadores. Los mismos que nos visitaban una y otra vez cada jueves, por el temor que le generaban los artículos con los que les golpeaba la pluma de tantos y queridos compañeros”, recordó.

Candau resaltó la figura de Zumarán con su “sacrificio, lucha y entrega” y lo definió como el mejor espejo para un generación. También recordó a Murguía quien simbolizó, mejor que nadie, la segunda etapa de La Democracia, y a quien pintó como “blanco y bien blanco, y pluma en mano más filoso que una espada”.

“Zumarán, Julián y siempre Wilson. ¿Cómo olvidar aquella etapa del semanario? Que el partido no se olvide de los Zumarán ni de los Murguía, porque ellos fueron, son y serán dignidad y también regocijo”, sentenció Candau.

Estos temas te pueden interesar:
Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión