Imprimir

Impositiva y Federación Rural enfrentados por “terrorismo de Estado”

Pablo Ferreri / Presidencia

Sanguinetti dijo que la fiscalización es una “venganza” contra los productores rurales que han impulsado recursos de inconstitucionalidad contra el Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales. Sanguinetti aseguró que hay “terrorismo de Estado” y un modelo “argentino, donde cualquiera que se defiende o critica en contra del gobierno, le caen con la DGI encima”, según publica el diario El País.

“Virulencia significa que andamos bien”

El director general de Rentas, respondió que “la virulencia en las respuestas, significa que seguramente andamos bien encaminados” y descartó de plano las hipótesis de Sanguinetti. “Esto querría decir que en la DGI, todos estamos para vendettas políticas. Nosotros trabajamos de forma profesionales y actuamos sobre los que tienen niveles promedios por encima, o igual, que otros. Acá nadie tiene coronita, la ley la debe cumplir hasta el agro”, enfatizó en declaraciones al informativo de radio Sarandí.

En cuanto a la venganza de que habla Sanguinetti, Ferreri dijo que “no sabemos quienes presentaron recursos de inconstitucionalidad, no nos importa. Es lógico que si hay quienes creen que las normas son incorrectas hagan lo que tienen que hacer (…) así también los organismos fiscalizadores, fiscalizan y la administración tributaria hace  esto de manera seria: es la primera vez que el representante de un área empresarial o gremial, se ofende o molesta porque cumplimos con nuestro trabajo, pero es también esa virulencia el primer indicio de que andamos bien encaminados”.

Explicó que el nivel de evasión del agro se sitúa en el doble del promedio nacional, entre un 25% y un 30% por lo que “está más que justificada la fiscalización”.

En cuanto a la calificación de “terrorismo de Estado”, lamentó como una “frivolidad muy importante” lo dicho por Sanguinetti. “Es ofender a los que sufrieron realmente el terrorismo de Estado: los secuestros, las violaciones, las muertes, comparar eso con un procedimiento fiscal, dice todo por si mismo”.

Agregó que “el agro no es cierto que no pague impuestos: la presión tributaria del sector se encuentra muy cerca de lo que es la presión tributaria promedio. No hay beneficios extraordinarios. El prejuicio de que el agro no paga tampoco es real, hay un desvío, pero esto también ocurrió en otros sectores, y hubo en el agro como en la sociedad en su conjunto, una mejora en el cumplimiento de las obligaciones tributarias”.

Publicá tu comentario Compartí tu opinión con toda la comunidad - Si no puedes comentar, envianos un mensaje
Inicia sesión Tu primera lectura del día
Si no tienes un usuario, Registrate
Registrate Sumate a nuestra red
Si ya tienes un usuario, Inicia sesión