TARDÓ UN POCO

La Basílica de la Sagrada Familia obtiene su permiso de construcción 137 años después de iniciada

Esta icónica iglesia enclavada en el centro de Barcelona empezó a construirse hacia el final del siglo XIX. Recién ahora, en 2019, obtuvo su permiso de construcción.

La Sagrada Familia en 1925. Foto: Wikimedia Commons
La Sagrada Familia en 1925. Foto: Wikimedia Commons

Antoni Gaudí, gestor y patriarca del modernismo catalán fue un arquitecto y artista visionario alabado a nivel internacional y celebrado por sus obras. Una de sus creaciones más importantes es el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, en Barcelona, cuya construcción inició en 1882.

Mientras Gaudí estaba ocupado construyendo y no le dio mucha bola a la necesidad de hacer los trámites necesarios, parece que la persona pertinente no tramitó ante la ciudad un permiso de construcción válido para la obra maestra, aún sin terminar en pleno 2019.

Ahora, 137 años después de la construcción de la basílica, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO -una mezcla de estilos góticos y Art Nouveau junto con otras influencias que desafían una descripción fácil- la iglesia finalmente han obtenido el permiso necesario para continuar con los trabajos que, en realidad, nunca han parado. La ciudad otorgó la licencia de construcción que se presentó originalmente en 1885.

Los fideicomisarios acordaron desembolsar más de US$36 millones de euros (US$41 millones) en permisos municipales y tarifas de construcción atrasados ​​por décadas. La suma se pagará en un período de 10 años como parte de un acuerdo de pago formal con fondos que ayudarán a mejorar el transporte y la infraestructura en todo Barcelona.

La mega obra sin permiso

Gaudí no era el arquitecto original de la Sagrada Familia sino que llegó al proyecto un año después de la inauguración de las obras en 1883 y radicalizó rápidamente el diseño. Era un católico ferviente y en todo momento aseguró que su cliente no era la Iglesia Católica sino Dios.

“Mi cliente no tiene prisa”, fue la respuesta de Gaudí cuando se le preguntó sobre el ritmo lentísimo al que avanzaba el proyecto. La Sagrada Familia solo se había completado en un 25% cuando Gaudí murió el 10 de junio de 1926, tres días después de ser golpeado y gravemente herido por un tranvía que pasaba por la bulliciosa Gran Vía de les Corts Catalanes. Tenía 73 años y había pasado sus últimos años completamente dedicado al proyecto.

Con Gaudí muerto, el trabajo en la basílica se ralentizó aún más. Sin embargo, el trabajo nunca se ha detenido por un período prolongado de tiempo, incluso durante la Guerra Civil Española cuando personas inescrupulosas incendiaron el taller y destruyendo los planos de construcción originales de Gaudí.

Ahora, gracias a los avances tecnológicos, la construcción se ha acelerado y se espera que esté finalizada para el año 2026.

 

Te puede interesar

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje