PINTURA

Anciano salvó su aldea de la demolición convirtiéndola en una “ciudad arcoíris”

Una antigua aldea estaba a punto de ser demolida porque solamente tenía un residente. Este mismo decidió salvarla del desahucio convirtiéndola en una colorida atracción turística.

Fotos de archivo de asiastock/Shutterstock
Fotos de archivo de asiastock/Shutterstock

Hace unos 10 años, Huang Yung-fu, entonces de 86 años de edad, era el último residente de un pequeño pueblo que de pronto se puso en la mira del gobierno de Taiwán, que planeaba demolerlo para construir un nuevo complejo de apartamentos.

Fotos de archivo de pedphoto36pm/Shutterstock
Fotos de archivo de pedphoto36pm/Shutterstock

Las autoridades le ofrecieron una importante suma de dinero a Huang para que se mudara a otro lugar, pero no se imaginaba viviendo en otro lugar que no fuera su pequeña y pintoresca aldea. Fue entonces que se puso a pintar todas las casas y veredas para que las autoridades no pudieran destruir lo que ahora es una obra de arte.

Fotos de archivo de Phuong D. Nguyen/Shutterstock
Fotos de archivo de Phuong D. Nguyen/Shutterstock

Huang Yung-fu, hoy conocido cariñosamente como el “abuelo arcoíris”, nación en China. Después de luchar en la guerra sino-japonesa y en la Segunda Guerra Mundial, militó para el Partido Nacionalista contra el gobierno comunista de Mao Zedong.

Después de los episodios bélicos, tras perder contra los comunistas, él y otros nacionalistas huyeron a Taiwán buscando refugio. Ahí fue alojado en una aldea improvisada que, con los años, se convirtió en su hogar.

Fotos de archivo de asiastock/Shutterstock
Fotos de archivo de asiastock/Shutterstock

40 años después, quedó estupefacto cuando le dijeron que su casa iba a ser destruida. “Cuando llegué aquí, la aldea tenía 1,200 hogares y todos nos sentábamos y hablábamos como una gran familia”, dijo Huang a la BBC. “Pero luego todos se mudaron o fallecieron y empecé a sentirme solo.” Sin tener a dónde ir, recurrió al arte para aliviar su sufrimiento.

Fotos de archivo de asiastock/Shutterstock
Fotos de archivo de asiastock/Shutterstock

Es así como su aldea se empezó a popularizar entre los turistas nacionales y extranjeros que llegaban a la localidad. Todos querían visitar la “ciudad arcoíris” y fue así como las autoridades no se atrevieron a demoler el antiguo pueblo.

Fotos de archivo de Phuong D. Nguyen/Shutterstock
Fotos de archivo de Phuong D. Nguyen/Shutterstock

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje