CONSPIRACIÓN

Cartas revelan que Charles Dickens conspiró para enviar a su esposa a un hospital psiquiátrico

De acuerdo con un análisis realizado por la Universidad de York, el autor parece haber conspirado para enviar a su esposa a un asilo para personas con problemas mentales, después de tener una relación con una joven actriz, lo que finalmente llevó a la disolución del matrimonio de larga data de la pareja.

default-1551217007-cover-image

Por primera vez, las cartas recientemente reveladas analizadas por un profesor de la Universidad de York ofrecen la perspectiva de Catherine, la esposa del aclamado escritor Charles Dickens. En su lecho de muerte, 20 años después de la separación de la pareja, Catherine aparentemente confió su historia a su amigo Edward Dutton Cook, quien le contó la historia a su amigo y periodista William Moy Thomas.

“[Dickens] descubrió un día que ella había superado su gusto por él. Había tenido diez hijos y había perdido mucho de sus atributos físicos, estaba envejeciendo, de hecho. Incluso él trató de encerrarla en un manicomio, pero no pudo con su propósito”, se lee en la carta. En ese momento, Catherine tomaba inyecciones de morfina dos veces al día para reducir el dolor por una enfermedad que la aquejaba.

“Biógrafos y estudiosos han sabido durante años lo mal que se comportó Dickens en este momento, pero ahora parece que incluso trató de forzar la ley para colocar a su esposa y la madre de sus hijos en un manicomio, a pesar de su evidente cordura”. Dicho en un comunicado John Bowen, profesor de inglés y literatura y estudioso de Dickens.

Charles Dickens (1812-1870) en su estudio en Gad's Hill Place. Foto: Everett Historical / Shutterstock
Charles Dickens (1812-1870) en su estudio en Gad’s Hill Place. Foto: Everett Historical / Shutterstock

No era un caso aislado

La psiquiatría y la salud mental de las mujeres tienen una larga y enredada historia. Durante la era victoriana, la atención de salud mental, o la falta de ella, se usó como una forma de controlar y oprimir el comportamiento de las mujeres. De hecho, los maridos y los padres a menudo contrataban a los psiquiatras “para investigar las conductas anormales de sus esposas e hijas”, según un informe publicado en The Atlantic 

Estos comportamientos iban desde el agotamiento hasta la sobreeducación hasta el síndrome premenstrual o, como en el caso de Catherine Dickens, su esposo simplemente se había cansado de vivir con Charles y no lo quería más.

Un ensayo de la Universidad de Wisconsin sugiere resultados similares, asegurando que las mujeres tenían derechos mínimos incluso cuando se trataba de su propia salud mental. Entre 1850 y 1900, las mujeres de “todas las clases sociales y etnias fueron admitidas en asilos mentales por muchas razones diferentes”, pero los diagnósticos fueron “numerosos y no sistemáticos”.

Si bien algunas mujeres fueron admitidas de hecho con sospechas válidas de padecer alguna condición psiquiátrica, los datos revisados sugieres que muchas no tenían problema alguno y fueron admitidas por razones cuestionables ante la insistencia de sus maridos.

 

 

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje