Video: El ballet “alucinógeno” de la Bauhaus

Mucho antes de que la cultura pop apareciera y de que artistas como Agatha Ruíz de la Prada o Andy Warhol incomodaran a las élites artísticas, un ballet bastante extraño surgió en la conocida escuela de diseño Bauhaus, que existió en Alemania entre 1919 y 1933.

Screen-Shot-2016-01-21-at-7.05.38-PM

Hablar sobre la Bauhaus es hablar del nacimiento del diseño moderno, de ideas que rompieron con lo acartonado de la primera mitad del siglo XX. En esta escuela, que fue fundada después de la Primera Guerra Mundial y clausurada por los nazis en 1933, dejó su huella para siempre en el diseño mundial.

“Arquitectos, escultores, pintores… debemos regresar al trabajo manual… Establezcamos, por lo tanto, una nueva cofradía de artesanos, libres de esa arrogancia que divide a las clases sociales y que busca elegir una barrera infranqueable entre los artesanos y los artistas”, escribió Walter Gropius, fundador de la escuela, que se llamaba oficialmente “Casa de la Construcción Estatal”.

Screen-Shot-2016-01-21-at-3.33.09-PM

La danza, separada para las élites económicas y culturales de la época, no escapó a la crítica de uno de los integrantes sobresalientes de la institución, el  pintor, escultor y diseñador alemán Oskar Schlemmer.

Este es el “Ballet Triádico”, que merece la pena disfrutar y estimular los sentidos con algo que, para esa época, fue escandaloso y más que disruptor, pero que se inmortalizó en las artes escénicas como una de las piezas más atrevidas de la historia.

 

El Ballet Triádico de Schlemmer

Oskar Schlemmer y sus colegas de la Bauhaus crearon un teatro abstracto, intenso, a veces absurdo pero siempre crítico, lleno de movimiento, color, luz, forma y lenguaje sonoro, el más notable es su “Ballet Triádico” (Triadisches Ballett, en alemán).

Schlemmer fue una figura prominente de la escuela y además un gran matemático conocido por sus pinturas, esculturas, escenografías y coreografías, que describió como “matemáticas metafísicas artísticas” y una “fiesta en forma y color”. Dio clases en Bauhaus Escuela de 1921 a 1929.

El estreno tuvo lugar el 30 de septiembre de 1922 en Stuttgart, acompañado por la música de Paul Hindemith.

La estrafalaria actuación no se vería fuera de lugar en un teatro de vanguardia en Nueva York o Berlín hoy, pero en el momento de su estreno, casi un siglo atrás, escandalizó a las señoras más elegantes que asistían a las galas de ballet clásico.

Consiste en escenas de hasta tres bailarines en el escenario a la vez, no tiene una trama real. En cambio, los performers que usan exquisitos trajes geométricos se mueven por el escenario, explorando las siluetas alteradas de sus cuerpos.

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje