TODO MENTIRA

Si tienes recuerdos de cuando eras bebé, posiblemente lo inventaste

Ese recuerdo de cuando abriste tus ojos por primera vez y estaba tu madre mirándote hacia abajo en tu cuna posiblemente sea inventado de acuerdo a un reciente estudio científico.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

De acuerdo a una nueva investigación, hay una muy buena posibilidad de que nuestros primeros recuerdos de los primeros años de infancia sean posiblemente inventados.

En uno de los estudios más grandes hechos hasta ahora sobre los primeros recuerdos de las personas, investigadores en el Reino Unido encuestaron a casi 6.641 personas sobre las memorias que aseguran conservar de cuando eran bebés.

Casi el 40% de ellos recordaban eventos que sucedieron antes de los 2 años de edad, y muchos dibujaban recuerdos cálidos y borrosos de aquellos días antes de su primer cumpleaños.

La cuestión es que, tomando en cuenta lo que la ciencia sabe actualmente sobre el desarrollo del cerebro, simplemente no cuadra haber almacenado recuerdos de los primeros años de vida. A esa edad, la mente humana no retiene los recuerdos de una manera que se pueda acceder a ellos más tarde en la vida. Básicamente, no hay forma de que en tu cerebro hayan recuerdos de esos gloriosos días en los que no tenías que alimentarte y podías ir al baño en cualquier momento que quisieras (y mamá y papá lo resolvían todo).

Inventando recuerdos

Si todo es mentira, ¿entonces por qué sucede esto en nuestros cerebros?

A medida que envejecemos, el cerebro comienza a considerar como ciertas algunas mentiras blancas, fragmentos de memoria basados ​​mayormente en lo que los miembros de tu familia pueden haberte contado sobre tu infancia.

“Cuando analizamos las respuestas de los participantes, encontramos que muchos de estos primeros ‘recuerdos’ estaban frecuentemente relacionados con la infancia; un ejemplo típico sería aquel basado en un cochecito de bebé, por ejemplo”, señala el profesor de la Universidad de Londres, Martin Conway, en un comunicado de prensa.

“Para esta persona, este tipo de memoria podría deberse a que alguien dijera algo así como por ejemplo ‘tu madre tenía un gran cochecito verde’. Entonces la persona se imagina cómo se vería esa escena. Con el tiempo, estos fragmentos se convierten en un recuerdo y, a menudo, la persona comenzará a agregar cosas, como juguetes colgando arriba o algún entorno”, continúa Conway.

Y debido a que el cerebro está a cargo de la totalidad de la realidad de la persona y solemos confiar en lo que nos dice, a la larga terminamos pensando que los recuerdos son verdaderos.

Entonces, cuando cuentes esa historia sobre tu madre cambiándote un pañal, probablemente solo estés repitiendo las mentiras que tu cerebro te proveyó.

 

 

 

 

Te recomendamos

Publicá tu comentario

Compartí tu opinión con toda la comunidad

chat_bubble
Si no puedes comentar, envianos un mensaje